Facebook Pixel

Antiparasitarios externos e internos para perros

Compra en Nuestroperro antiparasitarios para perros de las primeras marcas al mejor precio. Collares antiparasitarios, pipetas para perros, de primeras marcas como Frontline, Advantix, Scalibor para desparasitar a tu perro.

Comprar por
No podemos encontrar productos que coincida con la selección.

Que tipos de parásitos pueden atacar a nuestro perro. 

La primavera y el verano no sólo destacan por el buen tiempo y el calor, sino porque también son estaciones del año en las que más proliferan los insectos o parásitos externos más conocidos. Las pulgas, garrapatas, mosquitos o incluso los piojos, suelen ser los más comunes.

Hay diferentes tipos de parásitos; los parásitos internos que son imperceptibles a nuestros ojos, estos habitan en el interior de nuestros perros, en sus intestinos, mientras que los parásitos externos se encuentran en el pelaje y pueden ser localizables por el ojo humano. Ambos son perjudiciales para nuestros perros y puedes ser riesgo de enfermedades para los dueños.

Parásitos internos:

Nematodos

Las lombrices intestinales (Toxocara canis, Toxocara cati, Toxascaris leonina), son habituales sobre todo en perros jóvenes. Los perros infectados con estos parásitos pueden sufrir vómitosdiarrea y/o pérdida de peso. Los cachorros pueden adquirirlo a través de una hembra infectada, ya sea en el útero o después del nacimiento a través de la leche materna. Muchos perros se contagian mediante las heces de otros ejemplares o de presas también infectadas.

Las lombrices intestinales miden 10 cm aproximadamente y en ocasiones pueden distinguirse cuando vomita el perro.

El Ancylostoma caninum se presenta principalmente en ejemplares de perreras o de caza aunque no es muy habitual. La lombriz es pequeña, mide apenas 0,5-2 mm de largo. A pesar de su pequeño tamaño, puede succionar grandes cantidades de sangre y causar anemia, especialmente en los cachorros. La infección se produce a través de larvas de ambientes contaminados, pero también puede transmitirse a través de la leche materna.

Trichuris vulpis succiona sangre de la mucosa intestinal y puede provocar diarrea hemorrágica, adelgazamiento y dolor abdominal.

Cestodos

La infección por cestodos es relativamente común, aunque muchas veces el animal infectado no manifiesta síntomas.

En los perros se presentan varias especies de cestodos. Estos pueden parecerse a pequeños granos de arroz y se muestran en solitario o formando una cadena, pudiendo encontrarlos en las heces. No se transmiten de perro a perro, sino a través de hospedadores intermediarios, tales como presas, pulgas, pescado crudo o despojos de carnicería. El más común es el Dipylidium caninum.

Los diferentes cestodos tienen diferentes hospedadores intermediarios. El perro come el hospedador intermediario y después desarrolla la lombriz definitiva.

Existen varios tipos de tenias que pueden infectar a los perros: las más comunes son el Echinococcus multilocularis y el Echinococcus granulosus.

Generalmente Echinococcus multilocularis no produce síntomas en el perro. El animal se contagia cuando come pequeños roedores infectados. Los huevos, que son pequeños y se propagan fácilmente con el viento, pueden hallarse en bayas, setas, verduras o en el pelaje del perro. Esta lombriz puede provocar enfermedades graves en los seres humanos.

La tenia del perro (Echinococcus granulosus) vive en el intestino del animal y sus huevos pueden infectar al ser humano y provocarle hidatidosis, que puede ser grave. La lombriz no suele causar síntomas en el perro infectado y se transmite al perro a través de animales infectados, como son las vísceras crudas.

Las giardias y los coccidios

Las giardias y los coccidios son pequeños parásitos que infectan la mucosa intestinal del perro. Estos parásitos son relativamente comunes y pueden producir diarrea en perros de corta edad. La giardia es muy contagiosa y difícil de expulsar del entorno, exigiendo un minucioso saneamiento. Por el contrario, los coccidios son relativamente fáciles de sanear

Parásitos Externos:

Garrapatas

Si hay un parásito externo famoso por infestar el cuerpo de los perros es la garrapata. Su modus operandi consiste en incrustarse en la piel del peludo desde la que se alimenta de su sangre

Al hacerlo, puede contagiar enfermedades graves como la ehrlichiosis, caracterizada por infectar las células sanguíneas del animal y diseminarse por múltiples órganos; y la enfermedad de Lyme, también conocida como borreliosis canina, que produce desde fiebre a signos neurológicos, cardíacos y renales. 

Para evitarlo, es crucial inspeccionar el pelaje del peludo y en caso de localizar una garrapata, extraerla con precisión para que la cabeza de este parásito externo no se quede clavada en la piel, lo que produciría una infección.

Pulgas

Las pulgas son otro parásito externo que no solo puede infestar el cuerpo de los perros, sino también el de sus allegados. Este diminuto parásito tiene un ciclo biológico de entre 30 y 60 días, tiempo durante el que eclosionan los huevos y vuelven a reproducirse. 

Mosquitos

De igual forma, también conviene prevenir la picadura de este vector, sobre todo porque es capaz de transmitir enfermedades de alto riesgo como la dirofilariosis, también conocida como la enfermedad del gusano del corazón, que produce dificultad respiratoria entre otros muchos síntomas.

Productos antiparasitarios de uso externo.

Existen diversos antiparasitarios pensados para proteger a tu perro:  

El collar antiparasitario actúa como un preventivo muy eficaz contra los parásitos y contra las garrapatas, ácaros, piojos y pulgas que pueden encontrarse en su pelo.

Las pipetas antiparasitarias son otro de los recursos más utilizados contra esos parásitos externos en perros . La grasa de la piel absorbe el producto y se distribuye por toda la piel, consiguiendo una protección eficaz.

Los sprays antiparasitarios  son una buena opción para el problema de pulgas, garrapatas y piojos. Funcionan de la misma manera que las pipetas, se pulveriza al animal y el principio activo se reparte por la piel.

Productos antiparasitarios de uso interno:

Los veterinarios son los encargados de diagnosticar si el perro tiene algún parásito y en ese caso te recomendarán un tratamiento desparasitante.  Deberás seguir todas sus indicaciones y respetar los tiempos del tratamiento. Por otro lado, para evitar que tu amigo de cuatro patas contraiga parasitos intestinales, es conveniente que lleves a cabo medidas preventivas y le pongas antiparasitarios.