Dependiendo de la raza de perro que tengamos, tirarle la pelota puede ser más o menos divertido para él. Si es una raza pequeña, lanzarla a varios metros supondrá una buena carrera pero para un perro grande necesitamos ir más allá o nos tocará lanzársela cada 10 segundos.

 

Los lanzadores de pelota manuales permiten enviarla mucho más lejos y haciendo menos fuerza, con lo cual son todo ventajas. Su funcionamiento es muy sencillo ya que sólo tenemos que colocar la pelota en la plataforma específica del lanzador y hacer un movimiento con nuestro brazo para que salga despedida muy lejos y rápido. Además este tipo de lanzadores suele ser bastante largos por lo que con un poco de destreza y práctica, no nos tendremos ni que agachar a coger la pelota del suelo para colocarla en el lanzador.

 

En el caso de los lanzadores de pelotas automáticos o electrónicos, es el perro el que introduce la pelota en una zona adaptada y se lanza al cabo de varios segundos a distancias que pueden superar los 20 metros (se suele poder regular la intensidad del lanzamiento por si queremos usarlo dentro de casa).

 

La ventaja de los lanzadores de pelota automáticos para perro es que el animal puede jugar todo el tiempo que quiera sin que tengamos que estar pendiente de él. Si pasas una racha más ajetreada por trabajo o temas personales y no puedes jugar con tu mascota todo lo que te gustaría, es una fantástica solución y que al perro le encantará una vez que coja el truco de cómo funciona.

 

Existen una gran cantidad de juguetes para perros pero la pelota suele ser, por excelencia, el preferido por la mayoría de ellos. No le prives de su hobby y déjale que juegue con ella, ya sea en la calle, en el jardín o dentro de casa.

 

 

Los mejores Lanza pelotas  para perros