El protagonista de esta historia se llama Frodo, fue encontrado deambulando por las calles de Croacia. Su pequeño cuerpecito estaba cubierto de sarna, sus ojos con evidentes signos de infección, famélico y muerto de hambre. Necesitaba ayuda y pronto fue llevado al veterano rescatista de animales Klaudija Sigurnjak.

 

"Me quedé atónito", dijo Klaudija a The Dodo. "Difícilmente podía creer que fuera realmente un perro". Después de ganarse la confianza de Frodo con comida, Sigurnjak le dio todos los cuidados que el cachorro necesitaba para comenzar su vida de nuevo. Al principio, sin embargo, parecía una tarea imposible. "Estaba lleno de pulgas y garrapatas, y muerto de hambre. No estábamos seguros de si sobreviviría o no".

 

 

Pero aunque nadie pudo salvar el ojo derecho de Frodo, demostró ser un gran luchador. Junto con su pelaje, Frodo también ha vuelto a crecer en espíritu. "Su transformación fue increíble", dijo Sigurnjak. "Nunca soñamos que sería tan hermoso". Después de su asombrosa recuperación, Frodo fue puesto en adopción, y rápidamente encontró su nueva familia.

 

 

Nadie sabe lo que le pasó a Frodo en el pasado, pero todos esperan que el futuro sea brillante para él.

 

 

Fotografías de Marko Duspara y Klaudija Sigurnjak.