Aunque en nuestro país no es obligatorio en todas las comunidades autónomas contratar un seguro para mascotas, sí es muy recomendable por los beneficios que reporta tanto para el animal como para el propietario, ya que la mayoría incluye coberturas que garantizan su cuidado, pero también te aseguran ante posibles problemas con terceros. Eso sí, hay determinadas razas y variedades de animales que sí tienen la obligatoriedad de disponer de una póliza específica, como es el caso de los perros considerados peligrosos o potencialmente peligrosos. En cualquier caso, hay ciertas coberturas que debes exigir a la hora de contratar un seguro de Mascotas.
 

 

¿Qué aporta un seguro para mascotas?

 
Adquirir una mascota implica asumir responsabilidades, tales como alimentarla correctamente, proporcionarla un lugar adecuado para vivir, dar respuesta a sus necesidades, cuidar su higiene y su salud, protegerla ante diversos imprevistos... pero también responder ante terceros de los daños que pueda causar nuestro animal. Los seguros para mascotas proporcionan a nuestros amigos peludos parte de esos cuidados que necesitan al tiempo que ayudan a su dueño a hacer frente a facturas inesperadas y costosas de visitas al veterinario.
 
 
Es posible asegurar a nuestros compañeros de cuatro patas dentro de la póliza multirriesgo de la vivienda o en la responsabilidad civil familiar, pero con el seguro para mascotas se puede, además, incluir una serie de coberturas extra que nos ahorrarán más de un disgusto.
 

 

Seguro para mascotas: coberturas indispensables

Aunque no todos los seguros las incluyen, eso no quiere decir que estas coberturas y servicios no sean importantes. Por eso, antes de contratar una póliza, debes asegurarte de que contempla las siguientes garantías:
 
 
 
  • Responsabilidad Civil
 
¿Por qué es indispensable? Porque te protege frente a situaciones imprevistas pero habituales, tales como mordeduras o roturas de objetos valiosos.
 
 
Se trata del seguro que cubre la responsabilidad del dueño frente a los daños que pueda ocasionar su mascota a otras personas, animales o cosas. 
 
 
 
  • Asistencia veterinaria
 
Por la misma razón por la que las personas aseguran su salud con una póliza específica, se puede contratar un seguro para mascotas que garantice que va a recibir un tratamiento veterinario integral cuando lo necesite. Si tu fiel amigo sufre un accidente o una enfermedad, la aseguradora se hará cargo de los gastos derivados del veterinario, lo que incluye intervenciones quirúrgicas, radiografías, análisis y otras pruebas, cuidados postoperatorios.
 
 
El precio medio de una consulta veterinaria en España asciende a 31 euros, según los últimos datos presentados por Veterinary Management Studies (VMS). A esta cifra hay que sumar otros servicios, como por ejemplo operaciones (una esterilización de una gata puede suponer entre 70 y 280 euros); y situaciones imprevistas, con lo que el monto total resulta muy elevado. Por eso, cuando contrates tu seguro para mascotas, la asistencia veterinaria es una de las coberturas que debes exigir.
 
 
 
 

Otras coberturas importantes en el seguro para mascotas

 
Además de las citadas anteriormente, hay otras coberturas que merece tener en cuenta antes de la contratación del seguro, tales como:
 
 
  • Asistencia jurídica en caso de siniestro y asesoramiento para realizar trámites administrativos.

 

  • Cobertura de robo y extravío. Indemniza por el valor del animal en caso de robo. Algunas aseguradoras, además, cubren los gastos de inserción de anuncios en prensa o radio, algo muy útil en caso de extravío.

 

  • Estancia en residencia. Algunas aseguradoras incluyen los gastos derivados de la estancia del animal en una residencia por hospitalización del propietario.

 

  • Sacrificio y eliminación del cadáver. Cubre los costes de sacrificio y eliminación del cadáver por accidente, vejez o enfermedad hasta una determinada cantidad. 

 

FUENTE: MAPFRE