¿Piensas que tu perro es el único al que le dan pánico las escaleras? ¡Error! La realidad es que subir o bajar las escaleras es un miedo bastante común en los perros. Por eso y si este es tu caso, hoy te vamos a dar una serie de pautas para que trabajes con tu perro este miedo, pero antes, vamos a ver de dónde procede este temor.

 

 

Posibles causas del miedo a las escaleras en perros

 

El pánico a subir o bajar las escaleras se suele empezar a manifestar en la etapa de socialización del cachorro, a partir de los cuatro meses de edad. Por tanto, si tu cachorro ronda esa edad, todavía estás a tiempo de estimularlo y exponerlo a distintas situaciones, de las que se dan en la vida cotidiana y así prepararlo para el futuro.

 

Si por el contrario, tu perro ya es adulto y tiene miedo a las escaleras, una posible causa es que en el pasado haya sufrido alguna experiencia traumática relacionada con ellas:

 

  • Sufrió una caída.
  • Se asustó con algún ruido cuando las recorría.
  • Se clavó algo en las almohadillas mientras bajaba o subía.
  • O simplemente el hecho de verla ya le supone un reto.

 

También es posible que, si alguno de los padres de tu perro tenía miedo a las escalerillas y este lo veía de cachorro, le frene simplemente por imitación a sus progenitores.

 

 

¿Qué hago si mi perro tiene miedo a subir o bajar las escaleras?

 

No existe la fórmula mágica para resolver el miedo a los escalones en perros, pero si te armas de paciencia y mucha energía positiva puede que esta historia tenga un final feliz.

 

Lo primero que debes hacer es intentar asociar las escaleras a cosas positivas para que tu perro entienda que no suponen ninguna amenaza.

 

 

Pasos a seguir para quitarle el miedo a los peldaños a tu perro

 

Antes de nada, ármate de paciencia y piensa que no se resolverá de un día para otro, pero si sigues los siguientes consejos puede que un día tu perro deje de tener miedo a las escaleras:

 

  • Siéntate cerca de la escalinata y llama a tu perro para que acuda. Usa algún juguete que le encante o su snack favorito para llamar su atención.

 

  • Procura que estas sesiones de llamada sean cortas, si no viene, no pasa nada. Al día siguiente vuelve a intentarlo y cada día sitúate un poco más cerca de las escaleras para que tu perro ya vaya acercando progresivamente.

 

  • En el momento que se aproxime , coloca un snack en el primer escalón, si lo coge, pon otro en el siguiente, y así sucesivamente (como creando un camino).

 

  • En el caso de que tu perro no avance por los escalones, seguramente sea porque que necesita más tiempo. ¡No te  impacientes e intenta dar un pequeño paso cada día!

 

  • Repite este proceso diariamente y cuando haya un leve avance premia y anima a tu mascota.

 

  • Cuando ya se haya familiarizado con los escalones, prueba a situarte al final y llámalo para que acuda. Si lo consigue, ¡repite este ejercicio cada día!

 

  • Haz pruebas con otro tipo de escaleras que no sean las mismas con las que has practicado este ejercicio.

 

 

FUENTE: MASCOPET

 

Descubre nuestra tienda para perros en Madrid