Si quieres comunicarte con tu perro con eficacia, nada mejor que destinar tus esfuerzos a entender correctamente el lenguaje corporal de los perros.

Para poder lograr esto, es importante que te fijes en cuestiones como su postura, boca, orejas, pelo y cola. Cómo mantiene su cabeza, cola y orejas y cómo está erguido pueden decirte si tu perro está triste, contento, miedoso o relajado.

Cada postura puede significar que está interesado, relajado, tranquilo, contento, juguetón, agresivo, sumiso, preocupado, enfadado o miedoso, entre muchos otros estados de ánimo. Solo tienes que fijarte, prestar atención a lo que hace.

Para lograr conocer mejor a tu perro entendiendo su lenguaje corporal tienes que aprender a identificarlo más concretamente en tu mascota, aunque en muchas ocasiones coincide con otros canes, como por ejemplo cuando menea la cola libremente muestra que está contento o si levanta la pata te dice que quiere jugar.

 

¿Por qué entender el lenguaje corporal de tu perro?

  • Porque te ayudará a entender lo que quiere decirte para responder mejor a sus necesidades.
  • Porque puedes evitar que muerda a alguien si está enfadado.
  • Porque puedes anticiparte a sus reacciones.
  • Porque sabrás mucho mejor si está enfermo o triste o si necesita ayuda.
  • Porque esto te ayudará mejor a entrenarlo y hacer que te obedezca.
  • Para comunicarte con eficacia con él y saber lo que te dice.

Sobre todo una de las principales razones para esforzarte en conocer el lenguaje corporal de tu perro es que esta es la forma en que se comunica contigo y con la que puedes conocerlo mejor. Lo mismo que harías con cualquier persona de la familia o amigos, quieres saber lo que te dice tu peludito.

Una manera que ayuda a conocer bien a tu perro, es tener bien educado y adiestrado a tu perro. Por eso, recuerda que tenemos accesorios de adiestramiento de todo tipo en nuestra sección.

Además si notas algún cambio en tu perro o piensas que hay algo que va mal, podrás reaccionar mucho antes y llevarlo al veterinario, así que dedica tiempo a tu mascota y mejora vuestra relación. ¡No te arrepentirás!