A la hora de alimentar a tu perro, debes verificar lo siguiente:

 

  • Calorías: no necesita las mismas calorías un perro activo que uno sedentario. Por eso parte importante de una buena dieta para tu can es una ingesta calórica equilibrada.

 

  • Raza: los perros pequeños necesitan mayores calorías que los de raza grande, dado su metabolismo rápido. Por eso hay piensos especiales para cada tamaño de perro.

 

  • Edad: Cada edad necesita un porcentaje de grasas, proteínas y calorías distinto. Los minerales y suplementos necesarios también varían de etapa en etapa.

 

  • Estado físico: no es lo mismo un perro atleta que uno sedentario. Los niveles de energía que consumen sus cuerpos son distintos. Por eso existen variedades para atletas y también opciones light (reducidas en grasas).

 

  • Alergias e intolerancias: si tu perro manifiesta intolerancia al pollo, deberás elegir otra carne, por ejemplo. Lo mismo con los cereales o con cualquier componente que no le siente bien.

 

  • Enfermedades: por ejemplo si tu perro tiene problemas renales, tu veterinario te recomendará un pienso determinado.

 

FUENTE: DECANIN 

 

 

Pet Food