914 99 05 15 L-V 10-14h
ENVÍO GRATUITO desde 20€
914 99 05 15 L-V 9-20h S 10-14h

Tu tienda de accesorios y pienso para perros

Si es para perros y existe, ¡lo tenemos!

Elementos 41 a 50 de un total de 231

Página:
  1. 3
  2. 4
  3. 5
  4. 6
  5. 7
  • 18.09.15 Categoría del post Salud Subido por Alberto Arquero

    Nuestros perros, igual que nosotros, pueden enfermar en un determinado momento. Por ello, es importe saber cómo tomarle la temperatura ya que esta podrá ayudarnos a valorar si es muy urgente que lo vea el veterinario o a ayudar al mismo en caso de que tenga que darnos un diagnóstico por teléfono o lejos dela animal.

    Para empezar lo primero que debemos saber es que la temperatura que se considera normal en un perro sano, esta ronda los 38-39ºC. En perros jóvenes o cachorros esta puede ser un poco más alta, pero no debe sobrepasar los 41ºC.

    Partiendo de esta base, deberemos elegir un termómetro que solo usemos para nuestro perro, el cual será de un material resistente que sea difícil de romper, y a poder ser, de lectura rápida para intentar incomodar a nuestro animal lo menos posible.

    El responsable de la temperatura corporal en los animales de sangre caliente (como nuestro perro o nosotros mismos) es el hipotálamo, el cual se encarga que la sangre circule con una temperatura que es regular por todo el cuerpo.

    A lo largo del día la temperatura corporal puede variar, lo normal es que por la mañana esta sea algo más baja y que por la noche sea más alta. Pero de un modo progresivo.

    Si la temperatura cambia bruscamente es un claro síntoma de que algo en el organismo va mal.

    Si sospechamos que nuestro perro tiene fiebre, colocaremos al animal de pie (si es posible) o en una postura que permita la introducción de la base del termómetro en la entrada del recto.

    Este gesto puede incomodar bastante al animal, por lo que intentaremos que esta acción no dure más de 30 segundos.

    En el caso de las hembras, también podremos tomar la temperatura corporal a través del orificio de la vagina.

    Tras la toma, desinfectaremos el termómetro con un algodón empapado en alcohol. De esta forma eliminaremos las posibles bacterías y lo tendremos listo para usar en otro momento.

    Para tener una correcta lectura intentaremos tomar la temperatura antes de que el animal coma, ya que con la digestión la sangre se concentra en el estómago pudiendo quedar zonas del cuerpo algo más frías.

    Como hemos indicado antes, la temperatura normal de un perro oscila los 38-39ºC. Tanto si está es mayor como si es menor deberemos acudir inmediatamente al veterinario.

    El exceso de calor puede llevar a colapsar el sistema y una temperatura muy baja puede producir que nuestro animal sufra una hipotermia, por ello, comunicaremos la temperatura al veterinario vía telefónica para que nos de las pautas de cómo enfriar o calentar a nuestro peludete mientras vamos hacía la consulta.

  • 14.09.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Siempre os damos consejos de cómo cuidar a vuestros perros por su salud y bienestar, pero no solo por eso, sino por la nuestra. Existen determinadas enfermedades que sin querer nuestros pequeños compañeros peludos nos pueden transmitir, son las llamadas ZOONOSIS.

    La palabra zoonosis proviene del griego “zooon”: animal y “nósos”: enfermedad, por lo que su definición médica podría ser: enfermedad propia de los animales que puede transmitirse a las personas.

    La transmisión de estas enfermedades no suele producirse de forma habitual ni sencilla; más bien suelen ser patologías de anecdótica presentación en el ser humano.

    También es cierto que en los últimos años y debido a tratamientos médicos muy resolutivos, pero que alteran en gran medida el sistema inmunológico (transplantes, quimioterapia, fármacos supresores,…), ciertas personas son susceptibles de padecer dichas zoonosis.

    Otro grupo de riesgo son las personas inmunosuprimidas por terribles enfermedades como el SIDA. En líneas generales estos grupos de personas son más susceptibles que el resto a padecer alguna zoonosis.

    ZOONOSIS POR PARÁSITOS INTERNOS

    1. LARVA MIGRANS VISCERAL: Esta patología parasitaria se transmite por la ingestión humana de los huevos de Toxocara canis (gusano redondo). Es evidente que para que esto suceda la persona infectada ha debido ser poco cuidadosa en el manejo de las heces de las mascotas.

    Cuando el parásito penetra se dirige a variadas localizaciones orgánicas, como miocardio, sistema nervioso central, ojos (ceguera)… Afecta principalmente a niños entre dos y seis años.

    Profilaxis: tratamiento antiparasitario de la mascota (entre un 15 y un 20% de los perros adultos están infestados). Si seguimos las pautas recomendadas por el profesional y realizamos un análisis de heces anual, podemos controlar la presencia del parásito en nuestra mascota y en sus heces. Es de vital importancia evitar los juegos de los más pequeños en parques poco controlados higiénicamente.

    2. LARVA MIGRANS CUTÁNEA: Esta patología se produce tras la penetración del Ancylostoma caninum (perro) o del Ancylostoma braziliense (perro, gato y otros carnívoros) a través de la piel intacta de los seres humanos. Este parásito no es capaz de atravesar capas profundas de la piel, pero sí es capaz de moverse a través de la dermis, produciendo un intenso picor.

    Profilaxis: tratamiento antiparasitario de la mascota, análisis coprológico anual, eliminación de heces de calles y parques… todo ello reduce la exposición humana al parásito infectante.

    3. EQUINOCOCOSIS: Esta patología se produce tras la ingestión humana de los huevos del parásito. Es una enfermedad fatal en el hombre y el perro suele infestarse tras el consumo de vísceras ovinas infectadas.

    El parásito causante es una tenia: Echinococcus granulosus.

    Profilaxis: evitar que los perros coman vísceras de ganado, tratamiento antiparasitario de la mascota, análisis coprológico anual, higiene tras el contacto con las heces.

    ZOONOSIS POR PARÁSITOS EXTERNOS

    1. EHRLICHIOSIS: los seres humanos pueden infectarse con Ehrlichia canis u organismos similares, que son introducidos mediante la picadura de una garrapata que actúa como transmisor. Los síntomas que padece el ser humano son fiebre, náuseas, vómitos, sarpullidos y pérdida de peso.

    Profilaxis: antiparasitarios externos para el control de las garrapatas de las mascotas.

    2. LEISHMANIASIS: el ser humano padece un leishmaniasis visceral causada por un protozoo (Leishmania donovani) que se introduce en el organismo humano por la picadura de un mosquito transmisor.

    Esta enfermedad sólo afecta a personas con un sistema inmunitario muy alterado (cáncer, SIDA, tratamientos inmunológicos…).

    ZOONOSIS POR MICROORGANISMOS

    1. LEPTOSPIROSIS: la infección humana sucede tras la exposición a la orina, la sangre o ciertos tejidos de perros infectados. El entorno que se contamina con orina también puede conducir a la infección humana. Los microorganismos responsables de la infección son variadas especies del género Leptospira.

    Profilaxis: vacunación de los perros contra la enfermedad.

    ZOONOSIS POR HONGOS

    1. DERMATOMICOSIS: la transmisión directa de Microsporum canis de los perros y los gatos al hombre es una de las zoonosis más comunes. Hasta un 30% de los casos de tiña en áreas urbanas se asoció al contacto directo con animales.

    Profilaxis: el propietario debe lavar bien sus manos tras manipular al animal infectado. No debemos permitir que niños o enfermos jueguen con la mascota hasta que un tratamiento adecuado nos resuelva el problema.

    ZOONOSIS POR ENFERMEDADES VARIAS

    1. MORDEDURAS DE PERRO Y GATO: las mordeduras y ataques de perros y gatos representan un problema, tanto por el trauma físico, como por la introducción de agentes infecciosos.

    En un gran numero de casos la persona atacada es el propietario o un familiar; los casos mortales son afortunadamente escasos, pero generalmente suceden en niños. Las heridas punzantes por mordiscos suelen introducir bacterias o infectarse posteriormente

  • 10.09.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Uno de los órganos más importantes que rodean a nuestro perro y que muchas veces pasa desapercibida es la piel. Este gran órgano puede sufrir graves daños si no tenemos una correcta higiene y cuidado sanitario en nuestro animal.

    Una de las afecciones más comunes y contagiosa es la sarna.

    ¿Qué es la sarna?

    La sarna es una enfermedad causada por una infección de ácaros que atacan la piel de nuestro perro.

    Los ácaros son minúsculos insectos de un aspecto parecido al de una araña que se alimentan de la piel muerta. Cuando hay una gran cúmulo de ellos se produce la infección, produciendo inflamación cutánea, picores y dolor.

    Los ácaros aprovechan su reducido tamaño para instalarse en la piel del animal y alimentarse. Muerden la piel del animal y crean galerías en las capas más superficiales infestando así la piel y creando un gran picor.

    Dentro de las sarnas, igual que ocurre con otras enfermedades, nos encontramos dos tipos:

    - Sarna sarcóptica

    - Sarna demodécica

    ¿En qué se diferencian?

    La sarna demodécica no es contagiosa para el ser humano, ya que está producida por un ácaro llamado demodex. Este ácaro puede vivir en la piel del animal y no dar problemas, y aprovechar una baja de defensas o un momento de enfermedad e invadir la piel del animal.

    La sarna sarcóptica si se transmite al ser humano, de ahí que sea más importante estar atento a su aparición.

    Tanto en una como en otra, los ácaros causan graves lesiones en la piel de nuestro animal, llegando a hacer que su pelo se debilite y comienzan a aparecer calvas.

    Si sospechas que tu perro tiene sarna es muy importante que acudas al veterinario donde realizarán un raspado para cultivo y analizarán el tipo de sarna que tiene nuestro animal y el mejor tratamiento para acabar con esta enfermedad.

  • 12.08.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Algunos perros tienen una piel más sensible o sufren algunos problemas cutáneos menores, que les hacen sentir picor y encontrarse muy incómodos.

    Este tipo de problemas cutáneos menores pueden resultar como consecuencia de cambios en la vida cotidiana y en el entorno:

    - Cambios ambientales: un ambiente más seco y más cálido (verano), climas extremos calientes o fríos o cambios de humedad, pueden deteriorar las condiciones de la piel.

    - Excesos en peluquería: cortes muy apurados y muy frecuentes, secadores a demasiada temperatura y muy a menudo.

    - Circunstancias específicas: como las relacionadas con la reproducción o las situaciones de estrés.

    - Deficiencias nutricionales: carencias de vitaminas, ácidos grasos, minerales y proteínas pueden ser el origen de ciertas alteraciones de la piel.

    Cuando se producen estos desórdenes cutáneos podemos observar distintos síntomas en el perro: picor, piel irritada, piel seca, enrojecimiento, pelo grasiento, pelo seco y caspa.

    Son problemas que afectan a su bienestar, y que podemos solucionar con un alimento de alta calidad que proporcione los beneficios de determinados nutrientes que refuerzan la barrera cutánea para mantener la hidratación y flexibilidad de la piel (vitaminas y aminoácidos), que ayudan a reducir la inflamación de la piel y favorecen el estado y belleza del pelo (ácidos grasos omega 3 y omega 6).

    No se le debe restar importancia a estas alteraciones, ya que además de hacer sentirse incómodo al perro, pueden derivar en verdaderas enfermedades dermatológicas.

    Fuente: Suprotección

  • 27.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Seguro que alguna vez te ha pasado, estas paseando a tu perro y de pronto este arrastra su culete contra el suelo.

    ¿Pero por qué lo hacen?

    Cuando un perro arrastra su trasero contra el suelo puede ser, en primer lugar porque siente su culete sucio tras defecar. Aunque puede haber otras casusas algo “más importantes” a las que debemos prestar atención.

    Una de las causas más comunes por la que nuestro peludete arrastra el culete es porque le pican las glándulas anales. Las glándulas anales son dos sacos que rodean el ano y que cuando nuestro perro defeca lubrican. Además son las responsables de las feromonas de nuestro perro, de ahí que los perros se huelan el trasero al saludarse.

    Las glándulas expulsan el líquido que contienen de manera natural salvo que haya algún tipo de obstrucción. Si esta obstrucción no se elimina el líquido comienza a almacenarse, lo cual lleva a picores e incluso en caso de no vaciarse en tiempo puede llegar a enquistarse, teniendo que intervenir quirúrgicamente a nuestro animal para limpiárselas.

    Por norma general los perros de gran tamaño no suelen tener problemas con sus glándulas anales siendo los perros de tamaño pequeño los que más sufren problemas de obstrucción.

    Nuestro veterinario podrá enseñarnos cómo limpiar las glándulas a nuestro perro si se lo pedimos, pero si nos da reparo hacerlo nosotros podremos pedirle que las limpie él o aprovechar las sesiones de peluquería para que el peluquero canino las vacié en el baño.

    Por otro lado, los picores también pueden producirse por una infestación de parásitos: las lombrices intestinales. Estas suelen ser fáciles de localizar ya que a veces asoman por el ano o están presentes en las heces del animal.

    Ante su presencia llevaremos una muestra de heces para que sea analizada por el veterinario, y se aplicará el tratamiento correspondiente para su correcta eliminación.

    Este tipo de parásito suele contraerse cuando nuestro perro come alimentos en mal estado o realiza coprofagia. Si tu perro arrastra demasiado el trasero por el suelo acude a tu veterinario sin falta para que determine la causa.

  • 24.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

     

     

     

     

     

    Pueden haber por múltiples factores que causen la falta de apetito en un perro. La anorexia en los perros puede ser síntoma de casi cualquier enfermedad, de dolor, estrés o heridasas que pueden provocar la anorexia en los perros son las siguientes:

     

     

    En verano, igual que nos pasa a nosotros, nuestros perros pueden perder las ganas de comer o no comer tanto como habitualmente hacen.

    En este caso no debemos alertarnos, aunque si queremos incentivar que coma podemos modificar un poco su alimentación para hacerla más apetitosa y agradable con estas altas temperaturas.

     

     

    Como por ejemplo combinar el pienso con latas de comida húmeda o cambiar a una alimentación cruda como la Dieta Barf.

     

    Si nuestro perro es de mal comer o lleva desde hace mucho comiendo mal deberemos tomar cartas en el asunto ya que un animal sano no dejará de comer así porque si, siempre y cuando no haya alteraciones en su medio o estrés que hagan que pierda su apetito.

     

     

    Las principales causas por las que nuestros perros dejan de comer son:

     

    1. La ingestión de otros alimentos o chuches: Darles restos de nuestra comida, cebarlo a chuches… Puede hacer que nuestro perro no quiera su comida bien por estar lleno o porque los “alimentos no habituales” le motivan más.

     

    1. El perro se aburre de su pienso o ha tenido un cambio en su dieta que no le gusta: Los perros también se cansan de comer siempre el mismo alimento. Por eso, salvo que por enfermedad no puedas hacerlo, dentro de la marca del pienso que funciona para tu perro puedes alternar diferentes sabores, eso lo hará más estimulante y tu perro querrá probar ese nuevo sabor.

     

    1. Enfermedad: Algunos tratamientos farmacológicos o determinados cánceres caninos pueden provocar la inapetencia en nuestro can, en este caso deberemos consultar con nuestro veterinario.

     

    1. La depresión puede derivar en pérdida de apetito: Los perros también se entristecen y deprimen por diversas causas, como pérdida de un ser querido o el regreso a la rutina tras unas vacaciones (depresión postvacacional). La apatía provoca que el animal pierda las ganas de comer.

     

    En muchas ocasiones la falta de apetito suele solucionarse con un cambio en la alimentación, si aún así nuestro perro sigue sin querer comer deberemos acudir al veterinario para determinar la causa de su inapetencia ya que como nosotros, nuestro perro necesita comer para alimentar su organismo y mantenerse sano.

     

     

    Los alimentos mas sabrosos para tu perro

     

     

  • 23.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Si tienes perro, o has tenido, seguro que has oído en alguna ocasión aquello de “1 año perruno equivale a 7 humanos” pero ¿es esto cierto? ¿Es esta la manera correcta de conocer la edad de nuestros peludos amigos? 
     

    Y es que a veces las creencias populares poco tienen que ver con la realidad.

    Entonces ¿cómo podemos averiguar su edad si no sabemos cuándo nació?

    La edad de los perros se ve reflejada en los dientes, según el desgaste que la dentadura tenga podremos determinar la edad de nuestro can.

    ¿Y eso cómo se hace?

    La dentadura de nuestros perros va cambiando según va envejeciendo, por ello si conocemos las etapas por las que pasa por dentro su boca podremos determinar su edad.

    Fases:

    • Cachorro: Sobre los cuatro meses los cachorros comienzan a cambiar sus dientes de leche por sus dientes definitivos, los cuales le acompañarán toda la vida. Al llegar al año sus dientes son muy blancos y en los incisivos se puede observar claramente el dibujo en forma de “flor de lis” tan característico de estos dientes.
    • Sobre los cuatro años el dibujo en forma de “flor de lis” comienza a desaparecer por el desgaste de la mordida.
    • A partir de los seis años el desgaste es mayor y la dentadura comienza a tornar a un color amarillento, a más amarillo más mayor es nuestro perro.

    En cuanto al desgaste dependerá mucho del tipo de cuidados que tenga el perro, si juega con piedras y palos o si come productos que faciliten la higiene bucodental ayudando a su conservación.

    Gracias a conocer las fases por las que pasa la dentadura de nuestros perros los veterinarios pueden calcular aproximadamente la edad de los canes, sobre todo de aquellos que son encontrados y de los cuales no se sabe su origen ni fecha de nacimiento.

  • 21.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Constantemente veis que insistimos en la importancia de la prevención ante los parásitos, tanto internos como externos, no sólo porque sean unos insectos molestos que producen picaduras en nuestros animales (en el caso de los externos) sino que además tras su picadura pueden transmitir diferentes enfermedades a nuestro querido amigo peludo.

    Hoy os hablaremos de las enfermedades que pueden transmitir las garrapatas.

     

    PARÁLISIS POR PICADURA

     

    En los perros es producida por garrapatas del tipo Rhipicephalus, Dermacentor e Ixodes. Como ya hemos comentado, la saliva de la garrapata posee componentes de efectos neurotóxicos; las neurotoxinas que porta el parásito llegan a bloquear la transmisión neuromuscular, lo que de forma clara y evidente puede conducir a la muerte.

     

     

    Los primeros síntomas se aprecian tras 4-6 días de producirse la picadura: falta de sensibilidad en extremidades, cojeras, incoordinación, dificultad respiratoria, hiper o hipotermia, vómitos, problemas cardiovasculares… La muerte suele aparecer tras la parálisis de los músculos torácicos.

     

     

    Desgraciadamente el problema puede surgir tras la picadura de una sola garrapata.

     

     

     

    BORRELIOSIS O ENFERMEDAD DE LYME

     

    Enfermedad causada por Borrelia burgdorferi y transmitida en Europa por la garrapata Ixodes ricinus.

     

    Esta patología cursa principalmente con poliartritis en el perro (inflamación de varias articulaciones). La garrapata es infectada en el verano por Borrelia; durante esta época se produce su desarrollo en el interior de la garrapata, y en el otoño se produce la picadura en el perro y la transmisión de la enfermedad.

     

    La Borrelia realiza una migración por el interior de la garrapata desde distintas partes de su aparato digestivo hasta las glándulas salivares; cuando alcanzan esta posición, estarán preparadas para penetrar en el perro acompañando a la saliva de la garrapata.

     

    Este trayecto del agente infectante por el interior de Ixodes dura de 24 a 48 horas. Nuestro animal de compañía puede pasar largos períodos de tiempo sin manifestar síntomas; sin embargo, cuando aparece la fase aguda de la enfermedad podemos apreciar: elevación de la temperatura (40,5 grados centígrados o más), dolores articulares, artritis (inflamación de las articulaciones), mialgias (dolores musculares), cojeras, aumento del tamaño ganglionar, letargia, anorexia… En ciertas ocasiones también puede producirse meningitis, alteraciones del sistema nervioso central y dolores en cuello y cabeza, que se manifiestan con resistencia a realizar movimientos que afecten a estas zonas.

     

    En contadas ocasiones también pueden aparecer arritmias y fallos renales.

     

    Pueden verse afectados perros de cualquier raza, edad y sexo.

     

    EHRLICHIOSIS

     

    Esta enfermedad es producida por ricketsias (Ehrlichia canis, E. Chaffeensis, E. Ewingii, E.equi, E.platys) que transmite la garrapata Rhipicephalus sanguineus. Esta patología fue descubierta en 1935, pero adquirió su mayor relevancia en la guerra de Vietnam cuando acabó con la vida de cientos de perros de trabajo militar.

     

     

    La garrapata parasitada por la rickectsia pica a un perro… una vez que la ricketsia está en el interior del animal se disemina a través de la sangre y del sistema linfático hasta alcanzar vísceras tan importantes como el hígado, bazo y gánglios linfáticos.

     

    Tras esta diseminación a tan importantes órganos, puede dirigirse a las meninges.

     

     

    Tras un período de entre seis y dieciocho semanas (con posible ausencia de síntomas) el animal puede presentar anemia y disminución del número de glóbulos blancos. En la fase aguda de la enfermedad el animal presenta depresión, anorexia, fiebre, perdida de peso, secreciones oculares y nasales, disnea (dificultad respiratoria), aumento del tamaño ganglionar, edemas en extremidades y escroto…

     

    Estos síntomas pueden desaparecer en una a dos semanas si se aplica el tratamiento oportuno. Si se producen síntomas nerviosos por la diseminación del agente patógeno a las meninges, se podrán observar deficiencias neurológicas (hiperestesia, deficits en los nervios craneales) y meningitis.

     

    Si la patología se hace crónica, los síntomas principales son: alteraciones hematológicas, hemorragias pulmonares asociadas o no a tromboembolismo, anemia, pérdida severa de peso, debilidad, uveitis, hemorragias en la retina, signos neurológicos, epístasis (sangrado nasal)…

     

     

    BABESIOSIS

     

    La babesiosis es producida por Babesia canis que es transmitida en Europa por Rhipicephalus sanguineus, Dermacentor reticulatus e Ixodes canisuga. Esta enfermedad aparece principalmente en los meses cálidos de primavera y verano, aunque también se dan casos en otoño e invierno en el sur peninsular, donde las garrapatas habitan todo el año.

     

    Cuando la garrapata infectada por Babesia pica, inocula las formas infectantes llamadas merozoitos, que penetran en las células sanguíneas comenzando su ciclo de divisiones.

     

    La babesiosis puede presentarse de forma aguda o crónica: – Forma aguda: tras diez a ventiún días de la entrada del agente patógeno; el perro presenta fiebre (de hasta 41 grados), falta de apetito, diarreas, vómitos, problemas respiratorios y apatía.

     

    Forma crónica: fiebre intermitente, marcada pérdida de peso, alteraciones hepáticas (ictericia), alteraciones de bazo, incluso la muerte por “shock”. 5. HEPATOZOONOSIS: Enfermedad causada por protozoos (dos tipos: Hepatozoon canis, en Europa, y Hepatozoon american, en Texas – EEUU) y transmitida por la garrapata Rhipicephalus sanguineus.

     

    Patología de incidencia estacional, en los meses cálidos de primavera y verano.

    Suele asociarse a malas condiciones higiénicas y en ejemplares con carencias nutricionales de sistema inmunitario deteriorado.

     

    Es frecuente su presentación en criaderos masificados donde no se cumplen las pautas antiparasitarias. La transmisión de la enfermedad se produce tras la ingestión de garrapatas parasitadas por el perro.

     

    La garrapata ingerida alcanza el aparato digestivo del perro; los agentes responsables de la hepatozoonosis atraviesan el intestino del perro y se dirigen al hígado a los ganglios y los huesos.

     

    Los animales pueden no tener síntomas (lo más frecuente junto a la presentación de síntomas leves) o presentar fiebre, letargia, anemia, perdida de peso, dolores musculares, parálisis y la adopción de una postura conocida como la de “perro sentado”.

     

    También pueden darse síntomas digestivos con diarreas sanguinolentas y alteraciones respiratorias con supuración nasal y ocular.

     

    Para evitar este tipo de enfermedades nada como la prevención tanto interna como externa de nuestro animal mediante el uso de antiparasitarios.

     

    Fuente: SuProteccion

     

     

    Productos relacionados

     

  • 17.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Seguimos hablando de las patologías más frecuentes en época veraniega para prevenirlas, y en caso de que nuestro perro las sufra, sepamos reaccionar a tiempo.

    En esta ocasión vamos a hablar de las gastroenteritis, ya que en perros ocurre igual que en humanos, el verano las dispara.

    El cambio de agua, las piscinas y el mar (sitios perfectos para tragar agua sin querer o queriendo) disparan los casos de pacientes con esta patología en las clínicas veterinarias.

    La gastroenteritis es una enfermedad que consiste en la inflamación de todo o de parte del aparato digestivo del can y sus síntomas varían en función de la zona afectada, de las causas que la provocan o del grado en que esté afectado el aparato.

    Y aunque las causas pueden ser variadas, hay signos que nos pueden señalar que nuestro perro sufre gastroenteritis:

    - Vómitos

    - Diarreas

    - Dolor abdominal

    Ante estos síntomas al que mayor atención deberemos prestar es a los vómitos ya que fácilmente pueden llevar a la deshidratación de nuestro animal, sobre todo ahora con estas altas temperaturas.

    El tratamiento para la gastroenteritis variará según su causa, por ello es muy importante que el animal sea valorado por un veterinario para aplicar la terapia más adecuada.

    Por ello, nunca olvides mirar qué veterinarios tienes cerca de tu lugar de vacaciones, nunca se sabe si lo vas a tener que necesitar.

  • 09.07.15 Categoría del post Salud Subido por Nuestroperro

    Continuar leyendo >

Elementos 41 a 50 de un total de 231

Página:
  1. 3
  2. 4
  3. 5
  4. 6
  5. 7
Mi carrito

No tiene artículos en su carrito de compras.