914 99 05 15 L-V 10-14h
ENVÍO GRATUITO desde 30€
914 99 05 15 L-V 9-20h S 10-14h

Tu tienda de accesorios y pienso para perros

Si es para perros y existe, ¡lo tenemos!

Elementos 21 a 25 de un total de 25

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  • 03.08.13 Categoría del post ¿Por qué mi perro...? Subido por Alberto Arquero

    ¿por qué mi perro tiene miedo?


    Hay muchos animales que tienen una predisposición miedosa o tímida ante situaciones desconocidas o amenazantes. La timidez es un recurso natural de supervivencia de los perros, no tiene una causa externa, siendo una particularidad del carácter. 
    En alguna ocasión tu mascota ha manifestado miedo a las tormetas, a los petardos o en el veterinario y ¿no sabes cómo has de reaccionar? 

    Una reacción de miedo desproporcionada ante un estímulo o conjunto de estímulos se denomina fobia, tiene una causa externa y es un problema serio de comportamiento difícil de solucionar. 
    Hay que evitar que el miedo se transforme en una fobia. 



    ¿Cómo se comporta un animal frente a un miedo desproporcionado o fobia? 

    • Intenta huir 
    • Se aplasta contra el suelo 
    • Se orina y/o defeca 
    • Busca un sitio donde resguardarse 
    • Tiembla 
    • Puede agredir sobretodo si se le imposibilita la huida 
    • En algunas ocasiones ladran o gruñen al objeto de la fobia 
    • Se le dilatan las pupilas, sus oreja se disponen hacia atrás y suele meter el rabo entre las patas traseras. 

     

    Las principales fobias pueden ser a: 

    • Personas 
    • Perros 
    • Ruidos (tormentas, petardos, electrodomésticos…) 
    • Agua 
    • Veterinario 
    • Otros 

     

    Las fobias pueden tener varios orígenes: 

    1. Una mala socialización del cachorro con todos estos estímulos. 
    2. Malas experiencias en edades tempranas relacionadas con el objeto de la fobia. 
    3. Sobreprotección o desprotección por parte del dueño (no es conveniente protegerle en exceso, por ejemplo cogiéndole en brazos cuando se acerca otro perro o, por el contrario, obligarle a hacer cosas impropias de un cachorro como saltar de grandes alturas). 


    Es muy importante, por tanto, como prevención, una buena socialización con todo tipo de estímulos desde cachorros (sobretodo entre los 2-6 meses de edad). Desde muy pequeño debe jugar y relacionarse con otros perros y otros animales, se le tiene que exponer al contacto con distintas personas (hombres, mujeres, niños, ancianos…). También debe familiarizarse con los ruidos de los coches, de los aparatos eléctricos de casa, de los niños en los parques, del viento…Es aconsejable visitar a menudo a su veterinario que proporcionándole premios y caricias conseguirá que lo relacione con algo positivo. 
    En las Escuelas de cachorros parte de la terapia de comportamiento va encaminada que los animales tengan contacto con todos aquellos estímulos que les producen miedo para que lo procesen como algo natural y no suponga para ellos algo raro o extraño de manera que el cachorro se va acostumbrando a esos estímulos siendo animales muy equilibrados. 
    Además, existe en el mercado un cd que reproduce a distintos niveles de volumen sonidos como ruidos de tormentas, petardos, coches... 

    Este problema de comportamiento tiene una solución complicada, sobretodo cuando la fobia lleva manifestándose durante mucho tiempo. 

     

    Tratamiento general para las fobias: 

    • Debemos ofrecer a nuestro animal una conducta tranquilizante que podamos imponer ante la respuesta fóbica, un ejemplo es pedirle que realice la orden de “junto” o “sienta”. Si el estímulo es tan fuerte que no obedece a nuestras indicaciones y decide huir para resguardarse, no debemos interponernos en su camino pues podría agredirnos.


    • También es importante no potenciar el estado fóbico con caricias y palabras agradables, ya que con ello hacemos entender a nuestro perro que su actitud es adecuada. 


    • No debemos castigarle o enfadarnos, ya que si cuando aparece el objeto de su fobia sucede algo malo (nuestro castigo), aumentamos su ansiedad. 


    • La indiferencia por nuestra parte tenderá en muchos casos a tranquilizarle, pues pensará que si el resto de la “manada” no se altera es porque no pasa nada. 


    • Otra técnica es la desensibilización. Consiste en exponer a nuestro animal al estímulo que le provoca la fobia empezando con un grado de intensidad leve y aumentándolo progresivamente. Siempre que el perro no muestra síntomas de miedo se le debe premiar enérgicamente. No debemos pasar de un nivel a otro superior si el anterior no está totalmente controlado. Si la fobia es a los ruidos podremos usar el cd anteriormente comentado. 


    • También es adecuado el uso, durante todo el tratamiento terapéutico, de ansiolíticos que nos permitan tener un mayor control de nuestro perro. 


    • Junto con los ansiolíticos podemos usar un producto llamado DAP a modo de collar o de difusor que consiste en un producto que se impregna en el aire del ambiente y relaja a nuestro animal. Esto es así porque durante el período de lactancia las hembras caninas segregan una sustancia en la glándula mamaria llamada feromona apaciguante, que cumple la función de calmar a los cachorros en situaciones de estrés producidas por entornos extraños para ellos o por nuevas experiencias. Las propiedades tranquilizantes de estas feromonas persisten en la edad adulta del perro. 


    • También tenemos la opción de usar conjuntamente un producto llamado Zylkene, es un soporte nutricional a base de un compuesto de la leche de las perras que ha demostrado tener un efecto frente al estrés que manifiestan los perros en algunas situaciones como las fobias. 

    Tanto las pautas de comportamiento como el tratamiento farmacológico ha de ser supervisado por un veterinario especialista en comportamiento animal. 
    En casos de agresividad de los animales por miedo o fobia la esterilización está contraindicada. 

    Y recuerda que es muy importante detectar estos problemas en edades tempranas ya que en animales adultos la terapia de modificación de la conducta es mucho mas complicada de resolver. 
    Consulta siempre a tu veterinario. 

     

      PRODUCTO PARA COMBATIR LAS FOBIAS Y EL STRES

     
  • 01.08.13 Categoría del post ¿Por qué mi perro...? Subido por Alberto Arquero
    Aunque pensamos en la monta como un comportamiento meramente sexual, puede representar otras cosas (además de la pena de los propietarios), incluyendo emoción y juego, dominancia social, desplazamiento (o, en algunos casos, redireccionamiento) de la conducta) e incluso enfermedad Física. 

    Los cachorros machos tienen su primer contacto con las hormonas sexuales masculinas mientras se encuentran dentro del útero, y cerca de la Fecha de su nacimiento. Por esta razón, aunque los efectos de esta exposición hormonal no se hace aparente sino hasta la pubertad, que se alcanza a los seis o nueve meses de edad, aún si el cachorro ha sido castrado se comportará como macho. 

    Los perros que son castrados en edad adulta, mostrarán esta conducta de monta, particularmente hacia otros perros si tuvieron la oportunidad de aparearse antes de la castración, Algunos perros castrados pueden llegar a masturbarse, o incluso a “aparearse” con alguna hembra, llegando incluso a eyacular, aunque esto no es muy común. 

    Productos relacionados

    • 01.08.13 Categoría del post ¿Por qué mi perro...? Subido por Alberto Arquero

      ¿A quién no le gusta llegar a casa y ser recibido por su perro moviéndole la cola enérgicamente? Creo que a todos. Sin embargo; ¿por qué lo hacen?, ¿que nos quieren decir exactamente? Los perros son animales altamente sociables con raíces ancestrales muy marcadas) como el vivir en manadas. Debido a que conviven en grupos es importante entre ellos tener bien definidos ciertos comportamientos que a la larga mantienen la paz y la concordia de dicho grupo (que en el caso de las mascotas el grupo lo constituyen los humanos), y llegan a desarrollar un lenguaje corporal complejo que involucra expresiones Faciales, posturas y movimientos de la cola. 

      Los perros se comunican con otros perros (y con la gente) dando pistas Físicas y vocales. Entre estos “signos”, el movimiento de la cola es de los más expresivos, Una cola que se mueve de un lado a otro indica que el perro está contento; pero si la cola se encuentra entre las patas, el perro puede estar manifestando miedo o estrés y que el animal puede atacar o salir huyendo ó ambas. Aunque la mayoría de los perros que se acercan a nosotros moviendo la cola de un lado a otro tienen buenas intenciones, también los perros agresivos pueden mover así la cola. Los perros amenazantes moverán más marcadamente la punta de su cola y la mantendrán elevada. La importancia de esto radica en saber mantenernos a raya de algunos perros, ya que al ignorar estás señales el resultado Final será una buena mordida o un buen susto. 

      Productos relacionados

      • 01.08.13 Categoría del post ¿Por qué mi perro...? Subido por Alberto Arquero
        Un perro que muerde a cualquier persona que entra o se acerca a nuestra casa no es muy bien aceptado. El morder es, ciertamente, una parte normal del repertorio conductual de un perro. 

        En términos muy generales, los perros pueden llegar a amenazar a una persona por razones de dominancia social, defensa de su territorio, o miedo. Cuando una persona que el perro no ha visto nunca es mordida, lo más probable es que se deba al hecho de que el perro haya defendido su territorio, y puede estar o no motivado de manera secundaria por el miedo. Desafortunadamente, la agresividad hacia los extraños es propiciada por el mismo propietario (que desea un buen perro guardián), hasta que llega el día en que el perro muerde a alguien. 

        La agresión territorial es un problema serio, particularmente si tu perro es grande y ha demostrado ya en alguna o varias ocasiones que prefiere morder a ladrar. Para minimizar el riesgo de algún accidente, guarda o amarra a tu perro antes de que las visitas entren a tu casa. No lo dejes salir sin tu supervisión y sin correa. El problema de agresión puede tratarse mediante una re-educación básica (para que el perro aprenda que tú eres quien manda), y haciendo que el perro aprenda a asociar cosas buenas (como comida) con la llegada de los visitantes. 

        Productos relacionados

        • 27.07.13 Categoría del post ¿Por qué mi perro...? Subido por Alberto Arquero

          Una de las razones principales que hace que el dueño de un perro decida ponerse en contacto con unentrenador de perros es la de que el perro tira de la correa, porque esto a menudo convierte el paseo en un gran problema, una pesadilla.

          Este es un problema muy habitual para todos los que convivimos con perros, sobretodo en perros muy grandes y con mucha fuerza.

          Los perros pueden tirar de la correa por diferentes motivos:

          Excitación: después de todo el día encerrado y deseando salir a la calle, cuando sale no puede controlar su emoción y tira.

          Miedo: un perro con miedo suele tirar en dirección opuesta al “objeto” del miedo, justo al revés del perro que tira por excitación

          Aprendizaje: una de las causas principales es que si el perro tira y consigue llegar a un sitio, un olor, o un perro, aprende que el tirar es la forma de alcanzarlo. 

          Falta de autocontrol: Es el caso de los perros que caminan sin tirar la mayoría del tiempo, pero cuando ven algo que los atrae pegan un tirón fuerte hacia lo que les ha llamado la atención.

          Hipersocialidad: se refiere a los perros que les gusta ir a saludar a todo el mundo.

          - Agresividad: los perros que tratan de pelear con cualquier perro con el que se cruzan.

          Las causas principales más frecuente por las que el perro tira, podrían ser que nunca se le ha enseñado o peor aún se le ha enseñado mal, cómo debe comportarse durante el paseo o que se esta utilizando para llevarlo de paseo una correa no muy adecuada.

          El perro que tira podría ser por la poca sociabilización, como en el caso de aquellos pobres animales que están siempre encerrados en casa, así que cuando ven un perro en la calle tiran para acercarse a él, también podría ser para desahogar su instinto o para oler y explorar su entorno y recoger toda la información sobre el mismo.

          Uno de los problemas por lo que el perro puede aprender a tirar es cuando le transmitimos nuestra prisa por lo que el perro aprende que tiene que ir rapido para asi poder oler y pararse donde quiere.

          Pero quizás la razón más común por la que un perro tira de la correa es una insuficiente o equivocada estimulación.

          Lo más aconsejable es enseñar al perro, desde cachorro, a acostumbrarse al collar y a la correa, para hacer que el paseo sea agradable para todos, para que los paseos sean siempre tranquilos, permitiéndole al mismo tiempo al perro oler, saludar, y hacer sus necesidades.

          Cuando es un cachorro enseñarle será bastante fácil, siempre con premios y enseñándole que cuando el tira, nosotros nos paramos y cuando no lo hace le premiaremos.

          Cuando decidimos tener un perro no podemos dar por sentado que estos una vez que le hayamos puesto el collar, arnés o correa se comporte perfectamente y no tire ya que para el perro ir con correa no es algo natural. Esta herramienta fue creada para proteger a nuestro amigo del peligro y para controlarlo en situaciones críticas. Ademas la correa no es bien aceptada por todos los perros por lo que debemos acostumbrarle poco a poco desde cachorros.

          Hay muchas opciones a la hora de elegir un collar. Entre los collares, encontraremos los de nylon, tela, u otros como los collares de castigo. Para enseñarle a no tirar seria recomendable usar un collar normal o un arnés.

          Antes de poder hacer un paseo tranquilo tendrá que acostumbrar al perro al arnés o collar y luego a llevarlo con correa. Todo esto hay que hacerlo muy poco a poco y con métodos suaves y asociaciones positivas tardándose incluso meses, hasta que el perro aprenda a pasear sin tirar.

          Lo más importante es no seguir al perro cuando éste tire de la correa, hay que pararse, pegar un suave tirón en dirección contraria. No empezaremos a caminar de nuevo hasta que no deje de tirar. Cada vez que el perro tire, hay que repetir este procedimiento hasta llegar a corregirle. Con un poquito de paciencia y constancia, el perro aprenderá a no tirar de la correa.

          Es natural que un animal que está encerrado todo el día sin poder sociabilizar con otros perros a la hora de salir se agite y quiera descargar todas sus energías acumuladas en el día. Un perro necesitaría una media de unas 5 horas de actividad entre paseos, juegos y ejercicios para descargar sus energías y de este modo disfrutar junto a su dueño.

          Tengamos en cuenta algunas cosas y conseguiremos dar un paseo tranquilo con nuestro perro.

        Elementos 21 a 25 de un total de 25

        Página:
        1. 1
        2. 2
        3. 3
        Mi carrito

        No tiene artículos en su carrito de compras.