918290814 L-V 09-16:30h  info@nuestroperro.es
ENVÍO GRATUITO desde 39€
918 29 08 14 L-V 9-20h S 10-14h

Tu tienda de accesorios y pienso para perros

Si es para perros y existe, ¡lo tenemos!

Elementos 41 a 50 de un total de 92

Página:
  1. 3
  2. 4
  3. 5
  4. 6
  5. 7
  • 17.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    ¿Por qué usar la comida como una recompensa de adiestramiento?


    Los perros proceden de una larga línea de depredadores. Éstos tienen que cazar para obtener su alimento. Por ello deben pensar mucho en comparación con los animales que se dedican a pastar. Los perros modernos todavía conservan algo de esta programación genética. Están naturalmente alertas y listos para solucionar problemas cuando la comida es la recompensa. Esto resulta propicio para el adiestramiento.

    La comida como un señuelo. En el adiestramiento se puede usar la comida de varias formas. Utilizándola como señuelo, puede hacer que tenga lugar una conducta. Un trozo de comida puede utilizarse para controlar la cabeza del perro, como un imán. Allá donde va la comida irá la cabeza. La utilización de señuelos es una de las numerosas formas existentes para conseguir que tenga lugar una conducta, de forma que podamos recompensar esa conducta con comida.

     

    La comida como recompensa:


    Cuando se utiliza la comida como recompensa, la conducta viene primero y esa conducta provoca dar una recompensa. La comida se mantiene en su bolsillo hasta que tiene lugar la conducta.
    Señuelos y recompensas


    Los señuelos y las recompensas son ambos buenos pero muy diferentes. Tanto los señuelos como las recompensas pueden ir desapareciendo, poco a poco, hasta que 
    al final el perro aprende a jugar a la lotería. Siempre le quedará la esperanza de que esta vez sea la que obtenga su recompensa.

     

    Productos para la educación y adiestramiento

     

     

  • 15.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    Si gritas “Ven” mientras le persigues para agarrarlo, lo que el perro aprende no es a acudir a tu lado, aprende que “Ven” es tu forma de expresar “Tranquilo, tú sigue con lo tuyo, que ya voy yo”. Como veis, justo lo contrario de lo que deseábamos. El razonamiento es muy sencillo, pero casi todo el mundo procede así. Hora de cambiarlo. Si los nervios nos atenazan, podremos ir a capturarlo, pero evitad decirle nada con la voz. Veréis cómo os resulta más sencillo que si le dais información continuamente con vuestros gritos acerca de donde estáis ya y de vuestro estado de nervios. Simplemente acudid en silencio y capturarlo.

    Fuente E.Dog


  • 15.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    ¿No os suena esa frase? Yo la escucho a diario, y casi siempre en las mismas circunstancias: Propietarios, generalmente personas mayores, principalmente señoras, que cuando se cruzan conmigo y con mis perros preguntan “¿Son machos? Es que mi perro no soporta a los machos“. Muchas veces, ese argumento va seguido de explicaciones como “es que una vez le mordió un macho, y desde entonces…”.

    Bueno, pues desde aquí quiero decir que ese argumento no es válido. Si, es cierto que existe lacompetitividad entre miembros del mismo sexo, y que puede acabar en discusiones, pero en el 95% de las ocasiones son los miedos y la falta de conocimientos sobre el lenguaje canino de los propietarios los que provocan o agravan tales riñas. Las discusiones (peleas, si queréis llamarlas así), son algo normal en el mundo de los perros, una forma de comunicarse, que en la mayoría de las ocasiones no pasa de un comportamiento ritual de ruidos y gestos, pero nosotros, que no entendemos bien su forma de comunicarse, nos asustamos mucho (algo comprensible pero que deberíamos aprender a controlar), y es muy habitual que tras un par de encuentros en los que se producen gruñidos y amenazas tomemos la resolución de evitar nuevos encuentros e impidamos a que vuelva a reunirse con otros perros machos. Esto agrava mucho el comportamiento agresivo, por varios motivos, pero principalmente porque nuestras mascotas asumen que le tenemos miedo a los demás perros (en este caso a los machos) y la tendencia es que traten de ahuyentar de nuestra presencia a aquello que parece asustarnos tanto. Tengamos en cuenta que la actitud de un perro ante un problema depende en gran medida de las sensaciones percibidas en el pasado ante problemas similares. Si en su memoria sólo hay lugar para encuentros que acaban en pelea, lo mas probable es que la siguiente vez que experimente un encuentro responda con agresividad. Es preciso comenzar a sumar encuentros pacíficos en su “historial” para tratar de cambiar su respuesta ante ese tipo de estímulos.

    Mi consejo es que fomentemos el encuentro natural y controlado entre perros, buscando las mejores condiciones posibles. Es decir, incentivemos los paseos (ojo, paseos, no limitarnos a mirarles mientras corren ellos, pues no podemos controlarles bien) en los que llevemos a nuestros perros “intolerantes” junto a otros perros machos. Aunque inicialmente quiera enfrentarse a ellos, si continuamos caminando, poco a poco veremos que empieza a habituarse a su aroma, a su visión, a su presencia. Entonces estarán preparados para conocerse mejor, pero nada de forzar esa presentación. No debemos caer en enfrentarles cara a cara, ni a tirar de ellos para que estén cerca. Los humanos queremos hacerlo todo rápido, y solemos provocar que las cosas tarden mucho más en llegar. Dejad que ellos se conozcan de forma natural, a su ritmo, y siempre por el lateral o por detrás. Si permanecen un par de segundos inmóviles, mirándose los lomos o las caras y ninguno retira la vista, mal asunto. Tratemos que se conozcan, en primer momento, por detrás, olfateándose el trasero (no, no es una cochinada, es su forma “civilizada y educada” de conocerse y aceptarse), y continuemos paseando. Si repetimos esto varias semanas, con diferentes perros (no hay mas que animar a la gente del parque a que nos acompañen a caminar, en lugar de quedarse quietos en la hierba) veremos cómo vuelve a aceptar la presencia de otros machos. Sí, si se topa con otro perro con su mismo problema volverán a saltar chispas, pero en términos generales habremos mejorado la calidad de vida del perro y la nuestra, evitándole muchas ocasiones de pelea y ofreciéndole algo de vida social.

    Durante unas cuantas semanas he tenido a cinco perros machos en casa, cuatro de ellos adultos y tres sin castrar, y no ha habido problema alguno, porque les presentamos de forma adecuada y estuvimos pendientes de ellos el primer día en los momentos mas “tensos”: al comer, a la hora de elegir lugar para dormir, al ponerles las correas o cuando mimábamos a alguno. Como ellos aún no tenían establecida jerarquía alguna, tuvimos que imponer la nuestra, siempre calmados, sin enfados, sin movimientos bruscos, pero con mucha convicción en lo que hacíamos. De este modo superamos las primeras horas, y a la mañana siguiente ya tuvimos conformada una nueva manada, que no mostró agresividad alguna ni cuando nos encontramos a dos perras con el celo. Nuestra calma es contagiosa, igual que nuestro miedo.

    Fuente: E.dog

    Productos relacionados

    • 15.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

      El sitio favorito de mi perro: su transportín!

       

      Para todos los perros a priori los transportines son sitios que les producen, como mínimo, desconfianza: son sitios cerrados, estrechos y oscuros, es normal que no les guste.

       

      Sin embargo, son instrumentos muy útiles en el proceso de educación canina: lo utilizamos desde muy temprana edad para enseñar la conducta higiénica a los cachorros y para tenerles controlados, para que los perros puedan descansar, en las competiciones deportivas los perros permanecen tranquilos esperando su turno, en los viajesprevine los malos hábitos, previne errores en la casa, además, puedes utilizarlos para que el perro aprenda a jugar de manera automática con juguetes tipo KONG que le mantendrán ocupado y libre de problemas.

       

      Para lograrlo, lo que haremos primero será asociar este sitio cerrado, estrecho y oscuro a un sitio seguro, tranquilo y placentero!

       

      Al principio la puerta debe permanecer siempre abierta para que el perro tenga la opción de salir y no sentirse agobiado. Si le obligas a entrar y/o a permanecer dentro, lograrás un perro frustrado, miedoso y además estresado. NO lo hagas, ten paciencia que este es un proceso gradual.

       

      Para empezar echa algunas golosinas dentro del transportín (casi a la entrada, no al fondo del todo) y observa la reacción del perro. Si el perro entra (o pone sus patitas delanteras) sin titubear, genial, podrás lanzar los premios más al fondo la próxima vez.

       

      Si no es así, sigue echando los premios muy cerca de la puerta para que el perro gane confianza y vaya perdiendo el miedo.

       

      Si el perro no es capaz de meter la cabeza dentro del transportín, aleja los premios un pelín más. Lo importante es asociar este nuevo objeto con cosas muy positivas para él, y empezaremos utilizando la comida (refuerzo primario).

       

      Cuándo el perro sea capaz de meter sus 4 patitas dentro del transportín, es hora de que empiece a comer o cenar ahí dentro. También aconsejamos acondicionarlo de la manera más cómoda para el perro, para que esté a gusto.

       

      Puedes colocar una mantita cómoda, y si además es un perro inseguro y que no le gusta estar solo, puedes echar una prenda de ropa tuya dentro (susceptible de ser mordisqueada).

       

      Ojo! el transportín es un sitio seguro y de descanso y no un castigo para el perro. Si te enfadas con él y le mandas a su transportín este ya no es un sitio tan agradable… cuidado con las asociaciones mientras el perro esta aprendiendo algo nuevo para él.

       

      Cuando el perro tenga confianza, también echaremos su juguete favorito ahí dentro y siempre que le vayamos a premiar por algo, es aconsejable echar al premio dentro del transportín, de esa manera, el perro aprenderá que permanecer dentro del transportín le genera recompensas.

       

      Una vez que el perro entra solo, come dentro sin problemas y es capaz de permanecer procederemos a cerrar la puerta por algunos instantes. Al principio siempre estaremos presentes para que el perro no tenga miedo (sobretodo en el caso de perros muy miedosos), gradualmente incrementaremos el tiempo de permanencia dentro del transportín, cerrad siempre felicitándole y premiándole al final.

       

      Importante: si el perro empieza a ladrar o lloriquear cuando cierras la puerta, puede que hayas exigido demasiada permanencia demasiado pronto, intenta hacerlo más fácil la próxima vez. Es importante que no abras la puerta si el perro está ladrando porque en este caso le estarás enseñando cómo salir y esa no es la idea. Para que se tranquilice debes distraer su atención y así cuando no esté ladrando le abres la puerta. Repite el ejercicio con la puerta medio abierta.

       

      Si quieres puedes enseñarle una señal para que entre, como por ejemplo “a tu sitio”, “cama” o lo que te guste, para ello sólo tienes que decir la señal justo antes de que el perro vaya entrar en el transportín, y felicitarle a continuación (este proceso con clicker se hace bastante más rápido) puedes ayudarle indicándole hacia donde se tiene que dirigir.

       

      TOP IDEA: Hazte con un juguete rellenable tipo KONG, abre el transportín, y llama al perro. Ahora dile que se siente y se quede tranquilo. Luego, delante de él, empieza rellenar el juguete con pizza, jamón, queso, pollo, lo que quieras desde que sea algo muy apetecible. El perro estará deseando cogerlo ¿verdad? a continuación echa el juguete con todo lo que lleva dentro del transportín y cierra la puerta. Tu perro se quedará fuera deseando estar ahí dentro! Unos minutos más tarde puedes abrir la puerta para que entre. Fácil fácil…

       

       

      Recuerda: nunca regañes a tu perro por haber hecho algo que él no sabía que no podía hacer. ¡Enséñale!

    • 15.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

      "Mi perro tira mucho de la correa”, este es uno de los principales problemas que afectan a la calidad de vida de perros y dueños.

       

      Es una cadena que se retroalimenta: el perro se da cuenta de que cuanto más tira más rápido va hacia dónde quiere ir, y por otro lado, el dueño, que se enfada, le grita y le pega tirones.

       

      Hagamos un repaso a los objetivos del paseo según el perro: explorar y olisquear (lo que equivaldría a leer el periódico), hacer sus necesidades (cuándo solo dispones de dos oportunidades para vaciar tu vejiga en un periodo que puede alcanzar las 8 horas tiene que ser incomodo), establecer relaciones sociales y de juego (para nosotros englobaría el charlar con amigos, navegar por internet, salir a cenar etc.), y hacer ejercicio físico (aunque a ti te parezca innecesario, en su caso, es primordial).

       

      Objetivos del paseo según el dueño: que haga pis y caca fuera de casa. Así de simple.

       

      Este es un problema muy frecuente y aunque parezca complicado, es bastante sencillo de resolver, pero lleva su tiempo y requiere mucha paciencia, algunos consejos:

       

      Si tiran avanzan más y más rápido, con lo cual, párate, no avances más, espera a que esté tranquilo y sin tirar para seguir adelante, cada vez que él intente ir más rápido, ignora su comportamiento pero sin castigarle, solo espera a que este tranquilo para seguir avanzando.  

       

      El perro tira porque de esta manera tú le sigues, con lo cual, no le sigas, date la vuelta y espera a que deje de tirar para ir hacia dónde él quiere. Andar con la correa tensa puede dañarle el cuello y que le resulte difícil respirar, con lo cual intentará escaparse alejándose lo máximo posible, utiliza un arnés mejor que un collar. Si le gritas y te cabreas, él querrá alejarse de ti, así, si va suelto y le llamas no va venir. A excepción de las razas pequeñas, su paso es naturalmente superior al tuyo, su naturaleza es ir más rápido, tenlo en cuenta. Perros muy estresados que llevan mucho tiempo sin poder salir, no pueden concentrarse e ir despacio, analiza tu caso.

       

      Otro factor determinante en los paseos es que los perros aprenden por asociación, de esa manera mientras pasea puede que se concentre en algo del entorno, por ejemplo otro perro, o un niño. Si en este momento algo le asusta, algo negativo le ocurre (un NO! enfadado, un tirón de correa) en la mayoría de las ocasiones el perro asociará el motivo de su atención con el castigo recibido, de esa forma será mucho más propenso a asustarse, sentir miedo e inseguridad en presencia de otro perro o niño porque anticipará el castigo como causante de algo desagradable para él. Recordemos que el miedo deriva frecuentemente en agresión.

       

      Lo collares que pinchan o estrangulan, sólo hacen daño sin resolver el problema, ponte en su lugar.

       Publicado en la revista PLACET (abril, 2013)

      Productos relacionados

      • 14.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

        sta es una preocupación muy común y muchos dueños de perros pierden la compostura por este motivo. Si tu perro no te hace caso, lo más importante es que te armes de mucha paciencia, evites colocarte de manera nerviosa o utilizar gritos. Hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar la situación.

        No uses el nombre de tu perro
        Los dueños de perros cometen el mismo error muy a menudo: usar el nombre de su perro para todo. Pero el nombre de tu perro es único y debe significar algo grandioso para él. Si usas su nombre, debe ser seguido por algún premio, como juegos o una delicia. Lo preferible es que si necesitas la atención de tu perro, hagas algún sonido. Si usas su nombre todo el tiempo, el perro no te hará caso. Haz un ejercicio simple para empezar. Cuando tu perro esté cansado y tumbado a tu lado, di su nombre. Cuando te mire, dale una delicia. Hazlo unas cuantas veces para que vuelva a tener su valor.

        No repitas los comandos
        Los comandos sirven para comunicarte con tu perro y especificar lo que quieres que él haga. Pero, como suele suceder con el nombre del perro, si los usas de manera repetitiva y sin recompensa, pierden su valor. Asegúrate de utilizar el comando una vez y si tu perro no te hace caso, inténtalo después.

        Sé conciente de cómo actúas con tu perro
        ¿Cómo reaccionas ante el mal comportamiento? ¿Cómo reaccionas ante el comportamiento idóneo? ¿Alguna vez premias a tu perro con una caricia cuando está haciendo algo malo, como ladrar, pero otras veces le dices que deje de hacerlo? Sé conciente de tus acciones y recuerda que todo lo que hagas debe ser pensando en conseguir el buen comportamiento de tu perro. A la hora de adiestrarlo, los comandos deben ser iguales siempre, ya sea la palabra o la señal. Usa el mismo marcador también y cerciórate de recompensar a tu perro cuando acierte.

        Premia solamente el buen comportamiento
        Jamás debes premiar a tu perro por algo malo que haya hecho. Nada de acariciarlo o jugar con él. Cualquier tipo de atención, aunque sea para decirle que no, puede equivaler a una recompensa. Debes evitarlo.

        Si tu perro no te hace caso, tú tampoco le hagas caso
        Si no te hace caso, no insistas. ¿Por qué darle atención a quien no te la da? Si no te hace caso, todo debe terminar en ese momento. Si están de paseo, quédate completamente quieto hasta que entienda que el paseo no continuará. Si están en casa, dale la espalda. Si está jugando con otro perro, detén el juego. Tan pronto como tengas su atención, prémialo y pueden continuar el paseo, jugar juntos o cualquier otra cosa positiva.

        Tu perro debe hacer ejercicio
        El ejercicio es la solución para muchos problemas de comportamiento. Un perro que ha hecho ejercicio está más cansado, tranquilo y sumiso. Estará más dispuesto a hacerte caso si ya ha soltado energía. Recuerda que un perro de raza pequeña requiere de menos ejercicio que uno grande.

        Logra que tu perro te vea como líder
        Un líder no se coloca nervioso, no grita ni usa castigos. Quieres que tu perro te haga caso por ser un líder capaz y benevolente, no por explosiones colmadas de impaciencia y enojos. Juega con tu perro, edúcalo y pasa tiempo con él. Haz que los paseos juntos sean alegres y libre de correcciones con la cadena. Estar contigo tiene que ser una experiencia positiva cada vez que estén juntos, pero pon las reglas.

        Busca ayuda profesional
        Los consejos anteriores te ayudarán a que logres llegar a un estado de armonía con tu perro. Pero si necesitas más ayuda, tienes dudas, o si la situación se te ha ido de las manos, un entrenador de perros te puede brindar apoyo para encontrar la solución.

         

        Productos relacionados

        Si necesitas proteger a tu perro contra pulgas, garrapatas y mosquitos, en nuestra categoría  de antiparasitarios para perros puedes encontrar otros pack ahorro con las pipetas Frontline y Advantix y los collares Seresto Y Scalibor, ademas de una gran variedad de antiparasitarios naturales para tu peludín como pueden ser los productos Anibio y Pulvex

         

         

      • 14.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero
        Cuando un perro se porta bien se merece un premio. Portarse bien significa estar tranquilo, permanecer sin ladrar, hacer algún mandato que le pidas o cualquier otra cosa positiva. Lo importante para educar a un perro, además de la socialización, es ignorar el comportamiento negativo y premiar el comportamiento positivo siempre. Tu perro te dará mil motivos para que lo premies, pero la clave es que lo hagas porque se lo ha ganado y en el momento del comportamiento. La mejor manera de hacerlo es marcando la acción con “Bien” o alguna palabra que signifique que él ha hecho algo bueno. Esta palabra siempre debe preceder al premio. Para mantener a un perro feliz, la variación es la clave a la hora de premiarlo. Los mejores premios para tu perro, en orden general de preferencia, son:

        1. Delicias para perros

        Las delicias son la manera más efectiva para premiar a un perro. Existen muchos tipos de delicias, de muchas marcas y sabores. Para entrenar a tu perro siempre tendrás que usar algún tipo de premio y las delicias funcionan de maravilla. Los trozos deben ser pequeños, incluso para perros de razas grandes, y no deben suplir la comida del perro. Deben tener gran valor para tu perro, así que limítate a usarlas para entrenar o socializar a tu perro y no simplemente porque esté callado.

        2. Juegos y juguetes

        Comprarle un juguete a tu perro no es suficiente. Si debes dejar a tu perro solo puedes utilizar un juguete relleno Kong para que se entretenga. Pero si estás en casa, ponte a jugar con tu perro, ya sea con pelotas, sogas, un chillón o cualquier otro juguete. Los juegos son una manera excelente para pasar tiempo con tu perro, hacer ejercicio y premiarlo.

        3. Paseos o acceso al exterior

        Todos los perros tienen que salir diariamente y tener por lo menos dos o tres paseos largos. Para premiar a tu perro con paseos o con acceso al exterior, como a tu patio, puedes entrenarlo justo al lado de la puerta. Cuando trabajo con un perro, le pido que se siente o que se tumbe. Abro la puerta y le digo que se quede quieto. Si el perro no aguanta y se echa hacia delante sin que yo le haya dicho “OK”—lo cual significa que hemos terminado con el mandato—bloqueo al perro con mi cuerpo y vuelvo a cerrar la puerta. Esto lo ayuda a relajarse y controlar sus impulsos.

        4. Caricias

        Todos los perros necesitan cariño. Las caricias son idóneas cuando un perro está relajado y portándose bien. Nunca debes acariciar a tu perro si está ladrando o actuando de alguna manera inaceptable aunque pienses que lo tranquilizarás. Pero a la hora de entrenar, a los dueños de perros no les gusta oír que ningún perro puede vivir sólo de caricias. ¿Qué preferirías, que tu jefe te diera una palmadita cuando hicieras algo bueno o que te diera una prima? Las caricias hay que dárselas, pero si piensas entrenar a tu perro sólo con caricias, el entrenamiento no será muy efectivo. Si debes premiar al perro por hacer algo estupendo y no tienes ninguna delicia, acarícialo, pon voz de felicidad y “tírale una fiesta” de alegría.

        Por Irma Cedeño

      • 13.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

        Cuando decidimos tener mascotas en casa debemos aprender su lenguaje y conocer sus necesidades para saber por qué hacen ciertas cosas.

        LO QUE DEBES SABER...
        • Explicación al comportamiento: se hacen pis para advertir a otros perros de cuál es su territorio.
        • Edad: de cachorros es normal que hagan sus necesidades en cualquier sitio, pero a partir del año de edad es muy importante controlarlo.
        • Consejo: fuera de casa déjales que se comuniquen, pero dentro hazles saber lo que está mal y lo que está bien.

         

        No es tarea fácil adiestrar un animal, conlleva tiempo y hay que ser constante, además de conocer sus instintos. Hoy os vamos a hacer entender por qué los perros necesitan marcar sitios con el pis.

        Entender su conducta

        Tanto los perros machos como las hembras pueden marcar territorio de distintas maneras, como rozarse con paredes o sofás para dejar su olor y arrastrar sus patas dejando rasguños en el suelo, este es más visual que olfativo. Y por último haciendo pis en ciertos lugares.

        Las hembras lo hacen para comunicar su período de celo a otros perros. Los perros machos lo hacen para definir cuál es su territorio. Observaremos además que suelen hacer pis en los mismos sitios para acentuar cuáles son sus dominios. También hay veces que orinan encima de otro pis de perro o encima de heces, esto es simplemente una batalla entre perros para decir quién es el que manda más.

        Dentro de casa también es posible que lo hagan aunque no debemos dejarles y para eso hay que estar muy pendiente. Normalmente lo hacen para dejar su rastro en casas donde hay o ha habido otros perros.

        Cómo corregir esta conducta

        Si lo hacen fuera de casa no pasa nada, es algo normal en el lenguaje de los perros. Es más, debes dejarlos olfatear para que se comuniquen con otros perros.

        Pero si lo hacen en casa debes saber lo que significa primero. Si es uncachorro de dos meses no te preocupes, es que aún no sabe dónde es el sitio correcto para hacerlo. Si tu cachorro tiene unos ocho meses puede que esté cogiendo malos hábitos y por ello tienes que estar más pendiente de él para corregirlo en el momento. Y si tu perro tiene más de un año, estamos hablando de un perro dominante y habrá que recordarle siempre quién es el que manda en casa.

        Para poder corregir esta conducta lo que no podemos hacer es regañarle cuando ya han pasado dos horas del suceso, ya que los animales no tienen memoria y esto podría confundirles. Solo podemos decirles un NO fuerte cuando les pillemos en el acto y llevarles de inmediato a un sitio donde sí puede hacer sus necesidades y en el momento que lo hagan premiarles.

         

         
      • 13.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

        Acostumbrarle a que nos vamos pero que siempre volveremos

        Uno de los trucos antes de salir de casa es decirle una frase tranquilizadora del tipo: “me voy pero vuelvo pronto”. De esa manera cada vez que la pronuncies el perro sabrá que te vas, pero también se dará cuenta de que siempre vuelves.

        Cuando regreses a casa, aunque el perro se vuelva loco de alegría y comience a dar saltos y a correr de un lado a otro, debemos ignorarle hasta que se muestre tranquilo. Será ese el momento en el que le prestaremos atención y le saludaremos. Es una forma de hacerle entender que irte y volver es algo completamente normal.

        Un ejercicio que puede servir para intentar reducir la ansiedad por separación es dejarle en una habitación. Cuando no te vea comenzará a ladrar o saltar, hasta que no deje de hacerlo no vuelvas a abrir la puerta. De esa manera entenderá, lo mismo que cuando llegas a casa, que hacer ruido y destrozar cosas no está premiado, pero que si se comporta bien tendrá tu compañía y tu cariño.

         

         
      • 13.09.13 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

        Un cachorro solo en casa.
        Consejos para que tu casa no se convierta en uno tsunami

        Los comportamientos mas importantes que debes enseñar a tu cachorro son:

        • las conductas básicas de eliminación (donde hacer pipi y caca)
        • lo que puede y no puede roer o masticar

        Si todavía tienes problemas en estos dos aspectos es porque has hecho algo mal y si no quieres que este algo se transforme en un autentico desastre y aparezcan mas problemas de conducta te conviene pedir ayuda de un educador canino ya!
        Cualquier error en esta etapa puede tener consecuencias muy duras y difícil de resolver mas adelante.

        Cuanto más rápido educas a tu cachorro, más pronto el podrá disfrutar libremente de la casa sin que se convierta en un campo de batalla.
        Sin duda todo esto no es un problema cuando tienes el cachorro bajo tu supervisión pero que pasa cuando no estas en casa y dejas al cachorro solo?
        …..en la mayoría de los casos lo que pasa es igual a lo que deja el pasaje de uno tsunami!

        Que hacer?
        Lo ideal es confinar al perro en un parque de cachorro o en un área de la casa en la que pueda estar cómodamente por horas. Son ideales la cocina, el lavadero, el cuarto de baño cualquier otra zona de la casa en la que el cachorro no pueda causar daños o hacerse daño .
        El parque para cachorros es sin dudas el mas practico y cómodo para el cachorro.

        Cualquier área haya elegido la cosa mas importante es:

        • incluir una cómoda cama
        • un recipiente con agua fresca
        • muchos juguetes que se puedan masticar (por ejemplo el kong relleno de comida, huesos, objetos de caucho, etc.)
        • un aseo para que el perro pueda hacer sus necesidades. Recuerda que los perros son muy limpios y generalmente eligen orinar/defecar a mínimo 2-3 metros de distancia del lugar donde suelen dormir y descansar.

        Crear una área de confinamiento para el cachorro es muy importante:

        • para evitar destrozos de todos tipos
        • para que el cachorro aprenda donde hacer sus necesidades
        • para que aprenda cuales cosas se pueden coger y masticar y cuales no
        • para que aprenda a estar tranquilo y quieto cuando esta solo en casa

        Si a un cachorro sin educación le dejas libre acceso a la casa en tu ausencia y sin la supervisión de una persona, lo mas probable es que coja todo lo que encuentra a su alcance y lo destroce, sea lo que sea! 
        Ademas es muy probable que haga sus necesidades en mas zonas de la casa y que se vuelva mas ansioso y hiperactivo. 
        En pocas palabras es decir: el cachorro se puede rápidamente transformar en un tu peor pesadilla!
        Así que prevenir, como siempre, es mejor que curar.

        Una vez que el cachorro ha aprendido donde hacer sus necesidades (la calle por supuesto es el lugar mas idóneo!) y que objetos pueden ser masticados, puede disfrutar de la casa libremente......y tu puedes dejar la casa tranquilo sin tener miedo a sorpresas cuando vuelves

        Puedes encontrar todo lo necesari para le educación de tu cachorro en https://www.nuestroperro.es/perros/para-cachorros

        Fuente: haappydog

      Elementos 41 a 50 de un total de 92

      Página:
      1. 3
      2. 4
      3. 5
      4. 6
      5. 7
      Mi carrito

      No tiene artículos en su carrito de compras.