Castellón estrena playa canina de 3.500 metros cuadrados que permanecerá abierta hasta el mes de marzo, como prueba piloto para saber cuál es la respuesta de los usuarios y usuarias.

La concejala de Salud Pública, Mary Carmen Ribera, y la de Turismo, Patricia Puerta, han visitado la zona, situada en la playa del Pinar, con acceso desde el entarimado principal del paseo marítimo. Junto a la playa canina, se ha habilitado una zona con bebedero y ducha para las mascotas.

Ribera ha explicado que “se trata de una experiencia piloto en la que llevamos meses trabajando y que, finalmente, ya es una realidad”. La concejala ha explicado que se ha delimitado un espacio de 3.500 metros como prueba piloto para saber cuál es la respuesta de los usuarios y usuarias. Una playa que dispondrá de diversos servicios, como duchas para los perros, punto dispensador de bolsas, papeleras, etc., a fin de responder a las necesidades de las mascotas y sus dueños”.

La responsable del área de Salud Pública del Ayuntamiento de Castellón ha defendido que “las experiencias desarrolladas en otras ciudades han sido positivas y confiamos en que también la de Castellón sea un éxito. Es una instalación demandada por la ciudadanía y esperamos que responda a las expectativas”. La playa canina incluye una zona delimitada con postes de madera y una superficie aproximada de unos 2.800 metros cuadrados y un área sin delimitar con acceso al mar es de 700 metros cuadrados.

Además, se han colocado paneles con las normas de uso como el horario (de 7.00 a 23.00); la necesidad de que se respete una zona de paso de cuatro metros desde la orilla para compatibilizar el uso por parte del resto de usuarios de la playa; la obligación de recoger los excrementos de los perros y depositarlos en la papelera; la obligación de que los perros potencialmente peligrosos lleven bozal; se recuerda que los propietarios son responsables de los daños que pueda causar el animal y se pide que no se generen molestias al resto de usuarios.

Fuente: El periódico