Tu tienda de accesorios y pienso para perros

0

ENVÍO GRATUITO para pedidos superiores a 20€

×

Registro

Información personal

Información de registro

o Inicio de sesión

First name is required!
Last name is required!
First name is not valid!
Last name is not valid!
This is not an email address!
Email address is required!
This email is already registered!
Password is required!
Enter a valid password!
Please enter 6 or more characters!
Please enter 16 or less characters!
Passwords are not same!
Terms and Conditions are required!
Email or Password is wrong!

Elementos 1 a 10 de un total de 83

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  • 20.01.16 6 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto arquero

    Continuar leyendo >
  • 30.09.15 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    Tanto si tu perro tiene que llevar bozal por obligación, como en el caso de los “llamados PPP”, como si no, es bueno que nuestro perro se acostumbre al bozal y vea este complemento como algo positivo, ya que nunca sabemos si en algún momento determinado tendremos que hacer uso de este. Por ello, tendremos que trabajar con nuestro perro el uso del bozal, hasta conseguir que lo acepte sin problemas.

    ¿Por dónde empezamos?

    Lo primero será encontrar el bozal que mejor se adapte a las características de nuestro perro y al uso que le vamos a dar. Como ya hemos indicado, y seguramente ya sepas, si tienes un perro de los catalogados como “Potencialmente Peligrosos”el uso del bozal será a diario y en cada paseo o “acto social” que hagas con tu perro.

    Por lo que lo ideal es escoger un bozal cómodo que permita que nuestro perro pueda jadear sin problemas e incluso beber.

    En el caso de que tu perro no necesite llevar bozal, podemos optar por los modelos de tela o nylon o también de cesta normal, ya que el uso del bozal será algo momentáneo: visita al veterinario, traumatismo o viajar en un medio de transporte público en cuya normativa indiquen que es obligatorio el uso del bozal.

    De acuerdo, ya hemos elegido el bozal ¿ahora cómo hacemos que a nuestro perro le guste?

    Quizás nunca logremos que a nuestro perro le guste el bozal, pero si podemos lograr que no sea algo negativo para él ni lo vea como un castigo.

    ¿Cómo?

    Comenzaremos acercándole el bozal, que lo huela, lo toque con el hocico, etc.

    Tras este primer contacto comenzaremos a usar sus premios favoritos. Los tiraremos cerca del bozal o incluso premiaremos sólo cuando lo toque con el hocico o esté muy cerca de él.

    Si nuestro perro está a gusto en esta situación, cogeremos el bozal e introduciremos en su interior premios. Quizá la primera vez nuestro perro no quiera cogerlos, en este caso, pararemos y continuaremos con el ejercicio al día siguiente.

    Cuando nuestro perro ya coja los premios dentro del bozal, el mismo introducirá el hocico de forma natural. En ese momento, aprovecharemos y se lo colocaremos sin abrochar. Premiándole al momento y terminando la sesión de trabajo.

    Si ya nuestro perro lleva el bozal sin abrochar de manera natural y lo tolera, intentaremos abrochárselo. Siempre sin dejar de premiar.

    Con el bozal abrochado le dejaremos 5 minutos.

    Si todo va bien, iremos aumentando el tiempo paulativamente hasta que nuestro perro tolere el bozal unos 20 minutos sin problemas.

    Como hemos dicho antes, en todo el proceso no dejaremos de premiar a nuestro perro. Si hemos llegado a los 20 minutos de bozal sin problema, nuestro peludo está listo para salir a pasear con este nuevo complemento sin mayor problema.

    Habrá perros a los que le cueste más y a otros mucho menos. No perdáis la paciencia, ya que más pronto de lo que pensáis lo conseguiréis.

  • 25.09.15 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Nuestroperro

    Uno de los primeros problemas que pueden aparecer (y normalmente en el que menos solemos pensar), que ocurren cuando decidimos tener o adoptar un perro es su rechazo a la correa.

    Esto suele ocurrir, sobre todo, en perros de los cuales desconocemos su pasado. Quizás nunca hayan paseado con correa, o por el contrario lo hayan hecho y hayan vivido una mala experiencia con ella y no quieran verla ni en pintura.

    ¿Qué podemos hacer en estos casos?

    Lo primero es asumir que para el animal una correa es algo “antinatural”, un objeto extraño que nosotros le ponemos para limitar sus movimientos, por lo que el rechazo en si es algo natural.

    Por desgracia, salvo que vivamos lejos de núcleos urbanos, nuestros perros necesitarán saber andar con la correa, ya por su seguridad como por la del resto de viandantes.

    Por ello deberemos convertir la correa en algo positivo para nuestro perro.

    ¿Qué es lo primero que debemos hacer?

    Antes de empezar a premiar y a asociar como algo bueno la correa, es esencial dar con la correa adecuada para nuestro animal.

    Si tenemos un perro grande y vivimos en ciudad quizás lo más adecuado sea una correa de 150cm o 200cm, pero si tenemos un chiguagua quizás podamos darle algo más de manga ancha con una correa flexible.

    También deberemos adecuar la correa al medio en el que nos movemos, ya que quizás un perro escapista pueda disfrutar en el campo de una correa de 10 metros, mientras que en la ciudad andar con una correa así se hace casi del todo imposible.

    De acuerdo, ya tenemos la correa perfecta ¿qué hacemos ahora?

    Si nuestro perro rechaza totalmente la correa dejaremos que la huela en casa, e incluso si le apetece, que jugué con ella. Una vez vea que es algo inofensivo se la iremos acercando hasta engancharla a su collar o arnés. Y le dejaremos con ella puesta por casa.

    Cuando esto le parezca algo normal iremos cogiéndola, le llevaremos por el pasillo o por la habitación y le premiaremos si nos sigue sin poner resistencia. Poco a poco iremos ampliando la zona de paseo, siempre premiando.

    Cuando ya podamos ir por el portal o por la acera de casa, seguiremos premiando y ampliando la zona de paseo.

    Nuestro perro estará a punto de conseguir ir por cualquier lugar con su correa sin problema.

    ¡¡Ha disfrutar del paseo!!

  • 26.08.15 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Nuestroperro

    Ruidos, hembras en celo o un susto, pueden hacer que un perro salga corriendo sin obedecernos

    Continuar leyendo >
  • 16.01.15 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Nuestroperro

    Debido a su sistema social, muy similar al nuestro en distintos aspectos, la mayoría de los perros están muy unidos a sus dueños y con frecuencia solicitan atención de ellos.

    Aunque a muchos perros les basta con hacer cosas como mirarnos fijamente, gimotear o darnos con la pata para conseguir que les hagamos caso, en algunas ocasiones las conductas mostradas por el animal pueden ser mucho más molestas e incluso llegar a ser peligrosas o lesivas tanto para las personas como para el propio perro.

    Entre las conductas más habituales podemos citar las siguientes: saltar sobre la gente, morder o tirar de los miembros y/o la ropa, robar objetos de sus dueños y ladrar.

    Algunas veces el animal puede también destrozar cosas o hacerse pis y/o caca justo delante de nosotros. a necesidad que tiene el perro de que se le haga caso provoca una situación de excitación y nerviosismo que le lleva a realizar múltiples actividades (saltar, ladrar, coger cosas, etc.).

    De todas ellas, sólo las que consigan atraer la atención de su dueño serán tenidas en cuenta. A esta respuesta por parte del dueño se le conoce como refuerzo positivo de la conducta.

    En teoría, la solución a este problema es muy sencilla: ignorar al animal cuando muestra la conducta indeseada. Esto que a priori resulta tan fácil de decir, puede ser muy difícil de llevar a la práctica, especialmente cuando la conducta viene manifestándose desde hace mucho tiempo.

    Por tanto, además de ignorar la conducta sistemáticamente tendremos que recurrir también a hacer otra serie de cosas:

    • Establecer una rutina diaria en la vida del animal lo más estricta posible tanto en horarios de comida, como de paseo y especialmente de juego con el perro.
    • Proporcionar al perro juguetes que llamen mucho su atención, especialmente en aquellos momentos en que deseamos estar más tranquilos sin que nos moleste o cuando sabemos que más solicita nuestra atención de forma inapropiada.
    • Premiar al animal cuando está calmado.
    • En cualquier caso, nunca deberemos empujar al animal, pegarle en el morro o hincarle una rodilla en el pecho si, por ejemplo, nos salta encima.
  • 09.07.14 1 Categoría del post Adiestramiento Subido por Nuestro Perro

    Evitar que tu perro tire de la correa

    Uno de los momentos más incómodos para los propietarios de perros es el acto de salir a pasear si nuestro perro tira de la correa, especialmente si es grande o fuerte, ya que no disfrutamos del trayecto paseando al sentirnos que vamos detrás intentando frenarle y no junto a él.

    Debemos tener en cuenta que la mayoría de perros tiran de la correa por dos motivos primordiales: porque nosotros les seguimos y porque su paso natural es mucho más raudo que el nuestro. 

    Así mismo, antes de empezar a remediar dicho problema debemos saber que cuando paseas con un perro con tensión en la correa estás reforzando dicho ejercicio natural, ya que el obtiene el resultado esperado de llegar al punto donde quiere ir.

    Trucos básicos para que tu perro no tire de la correa

    1 Antes del paseo

    Antes de comenzar es importante que nosotros estemos relajados, que no salgamos con prisa y le transmitamos a nuestro perro esa tranquilidad que necesita. Por ello el primer paso debe ser en casa, no debemos excitarle más de lo que el mismo se emocionará de por sí por salir a la calle.

    2 Elegir los elementos de paseo adecuados

    Uno de los primeros y más importantes elementos es llevar una correa que le de cierta distancia y libertad al perro, a partir de dos metros sería lo más idóneo para un perro que tira.

    Así mismo, en estos casos, es más recomendable usar un arnés para evitar daños en el cuello del perro y, a poder ser, un arnés especial antitirones.

    Sal preparado, además de las bolsas para recoger los excrementos, lleva una bolsa de premios con chuches apetitosas.

    3 Evitar la acción – reacción con la correa

    "Los perros aprenden por asociaciones; por lo que cuando estiramos de la cuerda para tratar de que el can se mantenga a nuestro lado, nuestro perro se estresará; y tratará de tirar aún más fuerte", explica la experta en comportamiento canino Turid Rugaas, autora de 'El lenguaje de los perros (KNS, 2013).

    Uno de los errores más habituales es responder con un tirón cuando nuestro perro toma la decisión de tirar, esto además de poder ser perjudicial para la salud del animal e inútil para su educación durante el paseo.

    Dedica algunos minutos a que tu perro se mantenga con la correa a tu lado sin que la corea esté tensa. Cada vez que tu perro no esté tirando de la correa, felicítale y dale un premio.

    Si ves que ya tiene ese punto afianzado, incrementa el número de pasos y camina a su lado sin tirar. Si tu perro, en cualquier momento del ejercicio, tira de la correa, para inmediatamente, espera hasta que deje de tirar, premiándole de nuevo. 

    4 El consejo más importante: paciencia

    No os pongáis nerviosos porque vuestro perro tira de la correa, seguir los consejos con calma, afianzándolos hasta que los cumpla correctamente y sin meter prisas al proceso., ni transmitiéndole tu propia ansiedad.

    Y, como siempre recomendamos, si ves que no evolucionas, llama a un educador canino para que te ayude a solucionar el problema de comportamiento. 

  • 08.07.14 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Nuestro Perro

    Enseñar a nuestro perro a quedarse solo en casa

    Todos los que tenemos un perro y trabajamos o tenemos que salir habitualmente de nuestra casa vivimos con el miedo de que nuestro perro decida “entretenerse” destruyendo los enseres de nuestro hogar, especialmente cuando llega por primera vez este nuevo miembro a nuestra familia.

    Los perros no rompen y muerden los objetos por diversión, ni como venganza como algunos creen, sino que es el resultado de la ansiedad y los picos de estrés por quedarse solos y separarse de su familia. Ellos buscan el olor del propietario en la ropa o en el sofá, y por eso tienden a morderlo.

    Por ello, es muy importante educar a los perros a quedarse solos en casa sin que esto sea un problema para ellos y para nosotros. Siguiendo una serie de pautas podemos ayudar a solucionar esta situación.

    Cuando el perro llega a casa por primera vez no debemos estar pegados constantemente a él, ni irnos hasta punto opuesto de dejarle muchas horas solo. Progresivamente iremos aumentando los tiempos. Para ello podemos contar con unas herramientas muy útiles: los juguetes interactivos

    El juguete interactivo o educativo es una herramienta muy estimulante que nos sirve para tener entretenido al perro mientras nos preparamos para salir de casa. Las primeras veces deben ser tiempos muy cortos, de 15 – 30 segundos para que asocie dicho intervalo de tiempo a un momento de disfrute y ocio, aumentando poco a poco los tiempos.

    Estos juguetes deben ser de materiales duros y resistentes, y tienen diversas aberturas dispuestas para introducir un alimento atrayente, y así focalizar la atención de nuestros perros. Es importante aprender que no debemos usar constantemente este juguete en cualquier tipo de situación, ya que un uso indiscriminado puede desembocar en que pierda su atractivo para el animal.

    Recordar que siempre debéis contar con la ayuda de profesionales de la educación canina que te ayudarán a resolver vuestros problemas si no lográis aplicar las medidas básicas y seguís sufriendo problemas.

  • 31.05.14 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    En ocasiones, los perros se orinan encima al saludarlos, al regañarles o simplemente al hablarles...

     

    Esto sucede tanto con cachorros como con algunos perros adultos y puede tener diferentes causas

    Este comportamiento canino es algo que preocupa mucho a los nuevos propietarios de un cachorro o un adulto, que muestra este comportamiento, es inevitable que piensen en como será la vida con un perro que se orina cada vez que le hablamos, es importante empezar a actuar cuanto antes para que el perro deje de orinarse cuando llegamos a casa, al abrir la puerta, saludarle o al recibir a personas desconocidas.

    Una de las causas que provoca este comportamiento tendría que ver con una forma de comunicación canina, orinar ante la presencia de un animal o persona que consideran mas fuerte puede ser una forma de sumisión con el fin de evitar una confrontación en la que puede salir perjudicado.

    Orinar por sumisión es común y normal en los cachorros, es un comportamiento pasajero, pero es importante actuar para frenar el comportamiento y evitar que pueda seguir en la edad adulta, es algo que puede suceder con animales especialmente sensibles si no reciben la atención y trato adecuados en estos casos.

    Normalmente los cachorros sumisos orinan en situaciones como las siguientes:

    • Cuando se les regaña
    • Cuando una persona se acerca a él
    • Cuando alguien llega a casa
    • Cuando se asustan por una alteración (gritos,ruidos,discusiones, etc...)
    • Al comunicar su sumisión a otros perros o personas (esto va acompañado de posturas de sumisión)

    En algunas ocasiones, no son estas situaciones las desencadenantes de este comportamiento, hay perros que orinan por “emoción“ simplemente, si su perro se orina cuando está jugando o cuando llegamos a casa, pero no exhibe posturas sumisas, si no que se muestra alegre, seguramente no tiene un problema de timidez.

    Los perros que orinan por sumisión suelen ser animales tímidos, sensibles con ansiedad y pueden tener un historial de maltrato o de haber sido excesivamente castigados.

    ¿Que podemos hacer para evitar o cambiar este comportamiento?

    • Usa exclusivamente métodos de educación en positivos
    • Mantén una rutina y sé lo más coherente posible con su educación
    • Socializa a tu cachorro con nuevos entornos, situaciones y personas nuevas desde las 8 semanas de vida, este punto es muy importante, una buena socialización del cachorro evitará problemas de inseguridad sea cual sea su origen
    • Saluda a tu perro de forma muy poco efusiva, sin emitir señales que puedan trasmitirle el mensaje de que debe mostrarse sumiso ( voz alta, gritos, sonidos estridentes)
    • Si es necesario, no usar la voz para saludarle
    • Al llegar a casa ignorarle completamente durante un tiempo después acercarse siguiendo los consejos anteriores
    • Evita el contacto visual directo, mira a su espalda o la cola en lugar de a su cara
    • No te inclines sobre el, agáchate como muestra de sumisión
    • Acaricie siempre debajo de la barbilla en lugar de la parte superior de la cabeza
    • Acércate a el desde un lado y no de frente
    • No le regañes por orinar, solo servirá para que el problema empeore

    La clave está en potenciar la confianza del perro para que deje de expresar señales de calma con la intención de evitar confrontaciones y agresiones para ayudarle debemos aprender a mostrarnos sumisos con el y no trasmitirle señales hostiles involuntariamente, para aprender a comunicarnos correctamente con nuestro perro y en estos casos en especial, hay un libro fantástico y totalmente indispensable que es El lenguaje de los perros, “Las señales de calma” de Turid Ruggas

    En el caso de perros que orinan por emoción, seguir estas pautas también es parte de la solución, es imprescindible tratar de evitar las situaciones en las que el perro expresa este comportamiento tan desagradable y bajar la intensidad emocional del momento

    Fuente: Mimal

  • 28.05.14 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    El aprendizaje comienza por la capacidad de “controlarse”

    El cachorro, antes de emprender el “estudio” de esta importante lección, “funciona” de una forma muy, pero que muy simple: recibe un estímulo, reacciona con una respuesta…

    Pues parece lo normal, todos reaccionamos ante los estímulos: si hace frío, intentamos taparnos, si la música del vecino está alta, damos golpes en el tabique… pero no es tan sencillo; las respuestas del cachorro ante los estímulos que recibe pueden ser adecuadas o desproporcionadas; el animal no sabe si ante la caricia de un ser humano debe dar un lametazo o comenzar a chillar como si lo estuvieran matando; el perro no tiene datos suficientes para adecuar la respuesta al estímulo recibido.

    Pongamos un ejemplo: los cachorritos de unas cinco semanas de edad juegan con sus hermanos de camada… entre los juegos, al no disponer de video consolas, bicicletas, muñecos articulados… utilizan lo que tienen “a mano” y más concretamente en este caso, lo que tienen “a boca”: sus dientes. En sus juegos corretean, se persiguen, pelean… ¡¡y se muerden!!. Un cachorro no sabe hasta dónde, cuánto y cómo debe o no morder… pero la sabia naturaleza y su paciente madre se lo indicarán; cuando uno de los cachorros, afanado en su juego, hace daño a un hermano mediante un mordisco, se provoca el consiguiente quejido de lamento del animal agredido; este sonido, por sí solo, suele atenuar la fuerza del mordisco del “atacante”… si con esta información sonora el pequeño y juguetón animal no se da cuenta de que su mordisco es el causante del lastimero quejido de su hermano… en el siguiente intento de agresión se producirá la entrada en escena de la madre: la paciente perra acudirá a la zona del “conflicto bélico”, haciendo saber al agresor que ese juego a colmillazos está sobrepasando los límites; la madre “se lo explica” mediante un empujón con el morro, o si fuera necesario, levantando con su boca al nervioso animal por la piel del cuello; con esta acción podemos estar seguros de que el cachorro de colmillos afilados y todas las ganas del mundo por jugar, habrá aprendido la lección.

    A partir de este momento el cachorro será capaz de adecuar el acto de morder, sabrá controlar los estímulos que el juego le producen… habrá aprendido a dar una respuesta proporcionada.

    Fuente: Mascoteros

  • 27.05.14 0 Categoría del post Adiestramiento Subido por Alberto Arquero

    El imprinting un perro se define como el proceso mental en el que un cachorro considera a una persona como un congénere y, en consecuencia, que desee interactuar con él. Los cachorros que hayan recibido un buen imprinting tendrán mas facilidades para convertirse en perros útiles, con buena sociabilización y buena disposición para colaborar con el hombre.

    Para recibir un buen imprinting, los cachorros necesitan interactuar con varias personas. Que se dejen oler, jugar con ellas, que se dejen coger en brazos, etc, etc. Es imperativo que las actividades la realicen varias personas, si todas estas actividades las realiza con una única persona puede instaurarse un mal imprinting focalizado en aquella persona y que al llegar a una edad adulta no este completamente sociabilizado y sea un animal difícil de educar.

    Por estas razones, si vas a adoptar o a comprar un cachorro, tan pronto como veamos la camada de nuestros sueños, es aconsejable realizar este test.

    Test de imprinting

    -Se puede realizar el test hasta los 60 días después del nacimiento pero es recomendable realizarlo entre los 30 y 40 para dar tiempo a corregir posibles resultados negativos.
    -Se podrá realizar el test en la casa del criador o en la protectora de animales, en un espacio exento de estímulos.
    -Lo deberá realizar cualquier persona adulta, con la condición de que sea desconocida para los cachorros.
    -Una vez tenemos toda la camada reunida nos acercamos caminando tranquilamente, sin hacer ruidos ni hacer gestos bruscos. Nos sentamos en medio de los cachorros y observamos sus reacciones:

    -Los cachorros corren inmediatamente a inspeccionar y a oler al hombre, le invitan al juego y dan muestras de confianza. El imprinting es excelente.

    -Los cachorros rondan interesados alrededor del hombre, pero se mantienen a una distancia de seguridad y alguno de ellos insinúa reacciones agresivas (gruñidos o ladridos). Al cabo de unos minutos los más temerarios empiezan a acercarse y en poco tiempo todos los cachorros cogen confianza con la persona extraña. El imprinting es incompleto o imperfecto.

    -Los cachorros huyen a esconderse en un rincón, visiblemente atemorizados por la presencia humana. El imprinting es nulo.
    Fuente:comocriar.org

Elementos 1 a 10 de un total de 83

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
Mi carrito

No tiene artículos en su carrito de compras.